Inicio Cómics ‘El Vosque’, humor fantástico y fantástico humor

‘El Vosque’, humor fantástico y fantástico humor

723

Portada de El Vosque Tomo 3 VooomLa fantasía ha tenido grandes exponentes en el cómic, desde el Thorgal de Rosinsky y Van Hamme hasta las adaptaciones de obras clásicas como el Hobbit de Dixon y Wenzel. Pero entre la parodia, el homenaje y directamente la ironía, llegaba hace unos años un webcomic español, ‘El Vosque’. Sin hacer ruido empezó a contar surrealistas situaciones aprovechando la red, y un sentido del humor muy cercano a Terry Pratchett y su Mundodisco, ahora ya trabajan en su secuela, pero podemos disfrutar en papel de su primera gran saga, donde los reyes mueren, los dioses vuelven, y un cerdo gigante muy  mono aterroriza al personal.

Todo comenzaba hace muchos años, aprovechando internet y una capacidad mínima de dibujar, un joven se decidía a publicar sus vivencias de universitario en la red. Sergio Morán explicaba sus venturas, desventuras y desvaríos en Eh Tío!!, finalmente desaparecía su vida del cómic y comenzaba la de un grupo de amigos, muy raros, pero que muy raros, un mosquetero, una bruja, una pija, un enmascarado (ya he avisado, raros) que vivían aventuras en las que todo era posible. Y poco a poco esas páginas arrastraban a muchos lectores hasta que se convirtió en una ficción veterana en la red, que permitía a Moran tomarse el escribir de una forma seria.

Pero no solo del Quinteto vive el hombre, y el autor comenzaba un nuevo proyecto, una serie de fantasía con grandes dosis de humor, una obra que tenía principio y final, y que necesitaba a un cómplice para llevarse a cabo. No sabemos aún como convenció a Laurielle de dibujar sus balbuceos de bebedor, y así nacía ‘El Vosque’. Una historia de reyes, confabulaciones, hadas, elfos, magia y humor, muchísimo humor.

El Vosque es un reino pequeño, pero poderosos, mantiene su neutralidad con respecto al mundo protegido por una densa foresta, y por magia, magia natural, poderosa y sin límite conocido. No tiene ejército, al menos no lo suficientemente numeroso para resultar llamado así. Pero entre sus fronteras se hallan varias razas que pueden pelear por si mismos con gran fuerza y astucia, Náyades, Hadas, Elfos y cambiaformas se reparten diversas zonas, que defienden con uñas y dientes. Y en medio de este caos alguien asesina al rey del bosque, y pretende seguir con su trabajo. Pero el reino también posee un cuerpo especial para trata con crímenes importantes, los Maderos. El alquimista Quent Y Calderilla su hada compañera se encargan del caso. Pero no es tan fácil, hay mucho más detrás del asesinato, maniobras políticas, mágicas, y sobre todo, situaciones totalmente absurdas y llenas de humor.

La historia tiene una trama lineal rica en acción y detalles, guiños a las historias de fantasía clásica, sobre todo sintoniza con el humor y el sentido común de las obras de Pratchett. Pero lo hace de una forma propia, con algo de absurdo, y muchas burradas. Porque Morán no está contento con hacer reír, y convierte cada ocurrencia en una posibilidad nueva de hacer un chiste, un  gag o un chascarrillo. Tiene dominio del tempo, sobre todo en algo tan difícil como un webcomic. Porque es una obra hecha para internet, que publica varias páginas semanales, y que necesita de un ritmo muy especifico, cada página que se publica tiene que enganchar, necesita algo que la haga atractiva, algo de acción, una gran revelación, una vuelta de tuerca, un cliffhanger rebuscado, o simplemente un chiste brutal y sincero para hacer  que el lector se parta de la risa. Y lo consigue en gran medida. Mejora según avanza, espaciando más los cambios, y dando más con menos. Se nota el recorrido temporal de la serie, que ha durado unos añitos.

Si el guión mejora, el dibujo lo hace en igual medida. Laurielle comienza con un trazo un poco menos cuidado, con menos claridad, para ganar empaque con el tiempo, y lograr una obra en la que lo fantástico es normal, y lo dibuja con sencillez y franqueza. Si bien su capacidad narrativa viene limitada, una vez más, por su formato de publicación, la red, queda bien parada evitando problemas no buscando excesivos planos generales o rebuscadas secuencias, que podrían dejar al lector sin su dosis semanal por la complicación del dibujo. Cierto que podría haber elevado el nivel de la obra con algo más de espectacularidad, y quizás expandiendo la narración para añadir detalles, pero manda el público, y quiere más Vosque, siempre.

La primera serie ya ha finalizado, se puede adquirir en su propia web, con la posibilidad de recibirla firmada y en distintos packs con otras obras. Pero no ha sido el final de ‘El Vosque’, que continúa su recorrido con nuevos personajes y una nueva historia: ‘Arded Maderos Arded’, donde Morán entra en el género de investigación y un poco de negro, un cambio respecto a la obra seminal, pero que por el momento funciona.

‘El Vosque’ es un cómic español, nacido en la red que ha acabado autopublicado en papel. Es una obra divertida, con grandes ocurrencias, y sobre todo con mucho cariño, tanto el que los autores han aportado a la obra, como el que los lectores han ido cogiendo por el webcómic, y eso se nota. Muy recomendable para leer gratuitamente en su web, pero en papel contiene algunos extras muy recomendables, y además todo coleccionista, gusta del tacto del papel en la mano. Adéntrate en este reino mágico done nada es lo que parece, y todo puede ser posible, y sobre todo, recuerda que los animales más monos son peligrosos, que los elfos no son lo que parecen, que un Hada es tan rápida como pequeña, y que si un tipo con perilla te da un canica de colores, tírala lejos, a saber qué hace.