Netflix / Crítica de El Stand de los Besos 3: La trilogía más forzada de Netflix
Netflix

Crítica de El Stand de los Besos 3: La trilogía más forzada de Netflix

Crítica de El Stand de los Besos 3: La trilogía más forzada de Netflix

Es normal encontrar que las segundas y terceras partes de una saga sean más de lo mismo… Pero y… ¿Cuando ese ‘lo mismo’ es poco o nada? Eso fue lo que pasó con El Stand de los Besos.

Netflix triunfa nuevamente sin esfuerzo. Sí, la sacarán del estadio, en cuanto a visualizaciones, con El Stand de los Besos 3, pero no hay que ser crítico para destrozar ese filme. Una historia incomparablemente pobre, los clichés más absurdos del mundo y nada para ofrecer son los argumentos para que esta tercera parte haya sido lo lamentable que fue.

Si bien la trilogía no venía muy bien, en cuanto a cinematografía, no se puede ser ‘mano dura’ con un producto destinado simplemente a entretener a las nuevas generaciones. Por el contrario, era de destacar la manera cómo la primera y segunda entrega llamaron la atención del público. Sí, colocaron una trama cautivante y un diseño de personajes clásico, pero conmovedor.

Sin embargo, parecía que al final de la más reciente ya no había tela suficiente para cortar y hacer una más. No obstante, pensando con el bolsillo, era casi obligación seguir alargando lo inalargable. Gran pecado de la productora.

Cansados de cansar

Al hacerlo, parecía que los mismos personajes estaban exhaustos de más historia. Noah, cansado de su relación Elle sin un motivo real, Elle, cansada del mundo entero y siendo más fastidiosa que nunca. De la misma manera, Lee y Rachel se cansan el uno del otro sin saber por qué y aparecen personajes que sobran como Chloe.

Así, para darle una respuesta a todos estos vacíos argumentales, de la nada el argumento se adelanta seis años y todos son felices para siempre… Netflix, ¿Qué &%$% es esto?

No hay que negar los tristes clichés como “nunca ocuparás el lugar de mamá”, de Elle hacia Linda o “esto es más que una casa. Aún así, la conclusión es que no había necesidad de otro título, pero bueno, ¿Quién le puede quitar un dulce a un bebé llorón sin tener ruido?

PD: Casi no colocan un stand de besos en esta.