Noticias / Cine / El Señor de los Anillos: La peculiar forma de rodar de Peter Jackson
Cine

El Señor de los Anillos: La peculiar forma de rodar de Peter Jackson

El Señor de los Anillos: La peculiar forma de rodar de Peter Jackson

El actor Sean Astin recuerda algunos momentos del rodaje de la trilogía de El Señor de los Anillos y como trabaja el director Peter Jackson.

El Señor de los Anillos (2001 – 2002 – 2003) es una de las mejores trilogías de la historia del cine. Tiene acción, aventuras, fantasía y recrea a la perfección el mundo creado por JRR Tolkien. Mucha parte de su éxito se debe a Peter Jackson que usó todo su talento y energía para hacer algo tan grande, que hasta ese momento parecía prácticamente imposible.

Ahora el actor Sean Astin que interpretó a Samsagaz Gamyi, comenta cómo trabajaba Peter Jackson durante el rodaje de El Señor de los Anillos.

“Lo más doloroso que me dijo Peter Jackson… Ya sabes, es un hombre de pocas palabras. Es un tipo muy, muy estoico. Puede ser performativo cuando quiere o necesita. Puede representar cosas y es muy elocuente y demás. Pero en el día a día, Peter Jackson es básicamente un tipo tranquilo. De alguna manera deja que el trabajo hable, y su dirección siempre fue mínima. En su mayoría, su dirección sería: Hagámoslo de nuevo”.

Pero el director de vez en cuando demostraba su carácter.

El actor Sean Astin recuerda un momento incómodo del set de El señor de los anillos cuando Peter Jackson tuvo que romper con sus métodos de dirección silenciosos para abordar un problema con él, ya que el intérprete no estaba completamente involucrado en la escena.

“Peter Jackson se me acercó en un momento durante el rodaje de El Señor de los Anillos y me miró y dijo: ‘Simplemente no me creo eso’. Dios mío, fue como un golpe mortal en Mortal Kombat. Fue como si me hubiera arrancado el pelo del cuerpo y mi columna saliera… Pero él tenía razón. Estaba fuera del personaje, estaba de mal humor, estaba fuera de … Simplemente no estaba allí”.

“Fue brutal. Y no quiso que fuera brutal. No pretendía que fuera brutal, pero era una dirección perfecta. Y tenía toda la razón. Y me hizo ser mejor. Me hizo concentrarme más”.

Peter Jackson y con su método tranquilo consiguió una hazaña increíble en la historia del cine al adaptar tan bien El Señor de los Anillos.