Cómics

El poder del fuego. Volumen 1. Preludio. Artes marciales, misticismo y un ipod

El poder del fuego, la nueva serie de Robert Kirkman, creador de The Walking Dead, llega a las librerías españolas. Misticismo, artes marciales, conflictos milenarios y música hip hop.

La filosofía oriental nunca pasa de moda, la meditación, las artes marciales, el feng shui y los platos exóticos forman parte ya de nuestro día a día. Y Robert Kirkman decide unir todo eso que conocemos con los ingredientes más espectaculares de cualquier película de Hong Kong. Un templo milenario de maestros de Kung Fu, ciudades escondidas en las cumbres y valles de cordilleras legendarias, una guerra que dura generaciones, todo lo necesario para que El poder del fuego sea una obra adictiva y emocionante.

La historia

Un joven escala las montañas del Himalaya, se enfrenta a los peligros de uno de los lugares más inhóspitos de la Tierra, ¿por qué? Para encontrar un sentido a su vida, para descubrir si es capaz de superar sus límites, y encontrar un lugar en el que no se sienta un extraño. Su deseo es concedido en parte, pero tendrá que entrenar, que prepararse, que demostrar que es digno, y de paso regalarle su ipod a su nuevo maestro, que el suyo está viejo y necesita playlist nuevas.

Si este último detalle ha llamado tu atención, es porque Robert Kirkman sabe muy bien cómo debe enganchar a su público, y con El poder del fuego vuelve a lograr generar atención en el lector por algo tan trillado como son las artes marciales. El escritor es conocido por ser capaz de revivir géneros y recuperar el interés por ellos, el de zombies en The Walking Dead, el coming of age de los superhéroes adolescentes, aunque ha tenido sus tropiezo, ese intento de devolver a los exorcistas su posición privilegiada en el terror con Outcast se quedó un poco por debajo de lo esperado, siempre cumple con una cosa, sus cómics son divertidos y entretienen. Y el cómic, es una industria del entretenimiento.

En El poder del Fuego se centra en recuperar las viejas películas de kung fu sobre los templos shaolin, sobre las peleas de orgullosos y poderosos guerreros, pero también en actualizarlas, darles un toque occidental, y sobre todo, convertir la filosofía y las enseñanzas orientales, en mensajes actuales y entendibles por todo el mundo. Y lo logra, consiguiendo una obra divertida llena de fuerza, y con mucha acción y humor, marcas de la casa.

El arte de la obra corre a cargo de Chris Samnee

Samnee es un autor que brilló con Mark Waid en Daredevil, y que posee un estilo sólido, claro y de líneas definidas. Su dibujo es muy dinámico, con un movimiento interno que se traslada con sencillez a la composición de la página, dando obras muy cinéticas que absorben la atención del lector incluso en escenas de ninguna o casi ninguna acción. En El poder del fuego destaca su búsqueda de mostrar un poco más de lo que cuenta por ejemplo con planteamientos vacíos o con espacios minimalistas en viñetas donde las enseñanzas llevan a la paciencia o a la meditación y el recogimiento, o con líneas horizontales más cinéticas para las escenas de combates.

En conclusión, esta serie deja un gran sabor de boca con este prólogo, que hace de puerta de entrada a un universo lleno de magia, acción y maravillas por descubrir, y también de sentimientos, humor y algunas de las enseñanzas más conocidas de la filosofía oriental, sobre todo las que ahondan en el sentido común, el menos común de los sentidos. Puedes comprar el tomo en Milcomics.com