Inicio Cómics

El poder de Shazam! un clásico para todas las épocas

The Power of Shazam!

Cuando Billy Batson dice la palabra mágica adquiere los poderes de los mismísimos dioses. Es un héroe que lucha por la justicia y el bien, pero, ¡es un niño! Acompaña al Capitán Marvel original en su nacimiento, solo debes decir: Shazam!

Con solo 14 años, Billy Batson recoge la antorcha de los héroes de antaño, y con ello se convierte en el gran Capitán Marvel, cuando dice el nombre del gran Mago Shazam, se transforma en un poderoso superhombre, pero la mente sigue siendo la de un niño, y su forma de ver el mundo, pura todavía, es la que dirige el gran poder que posee. Este era el origen del que ahora conocemos como Shazam!. Nació como Capitán Marvel en 1942, antes siquiera del nacimiento de la editorial. Y fue en 1972 que sus derechos fueron adquiridos por DC Comics. De la lucha de derechos entre las editoriales por el nombre, acabo ganando la Casa de las Ideas, y de ahí el cambio a su nuevo nombre.

REESCRIBIENDO AL HÉROE

Pero olvidando el nombre que utilice, la identidad y la fuerza del personaje sigue siendo la misma. Actualmente tenemos su serie y su origen modernizado por la mano de Geoff Johns, pero el inicio, el nacimiento de todo es el mismo, un antiguo cómic de los 40, y esa es la base que utiliza para revitalizar el personaje. Al igual que hace Jerry Ordway en ‘El poder de Shazam‘, la obra que nos ocupa.

Leer
MARVEL | Spider-Gwen: Ghost Spider 1: ¡Viajando por el Multiverso!

Es considerado por muchos el origen más correcto, porque son las fechas originales en las que transcurre la acción, por su fidelidad a lo ya construido, pero el valor de la obra va más allá. Contagia la candidez no solo de un niño, si no de una época mucho más clara, en la que la aventura era lo importante, los valores eran los correctos y no se dudaba de lo que un héroe debe hacer, Ordway recrea la esencia de ese mundo de las ilustraciones de Norman Rockwell, y eso es el mayor valor del Poder de Shazam! Su espíritu.

La narración de Ordway era la de una de las grandes series en las que trabajo, Superman, pero no el mismo personaje, por lo que aunque muchos vemos inicialmente a un Superman con otros colores, pronto lo olvidamos ante una visión muy peculiar del mundo, la de un huérfano también, pero que aprende en la calle lo dura que es la vida, pero que desarrolla unos valores propios que son impulsados por unos padres y su recuerdo, justos, valientes y que le enseñaron que el bien no es una opción, es una forma de vivir.

Leer
Zack Snyder enseña una imagen de Darkseid de Liga de la Justicia

UN CÓMIC PARA DISFRUTAR DE LA AVENTURA

Shazam!

Con un arte claro y detallado, con una composición clásica, Ordway cuenta con precisión todo lo que pretende, el origen del héroe, de su némesis, el mundo que da forma a Shazam, sin complicaciones ni juegos narrativos, directo al grano y paso a paso, como lo hacían los cómics primigenios. Y funciona, muy bien. Quizás el color vaya a llamar la atención a los poco acostumbrados, este era muy diferente cuando se coloreaban y editaban historias en formato novela gráfica, y se les haga algo extraño. No es importante ni resulta dañino para el arte, pero es un detalle a nivel de historia del cómic antes de la revolución del color digital que Image con Steve Oliff y el equipo de Chameleon iniciaron.

Leer
Steven Seagal casi protagonizó una película de Batman

El poder de Shazam! es un cómic para disfrutar del personaje, y de una historia clásica que no pierde el brillo a pesar del paso de los años, y de nuevas versiones más contemporáneas. SI quieres saber quien es Billy Batson, y porque un héroe de dos metros con el poder de los dioses griegos siempre sonríe, acercate a este cómic, merece la pena.


Reseña Panorama
El poder de Shazam!
Artículo anteriorLas películas que me hicieron estudiar cine
Artículo siguiente‘Stranger Things: El Otro lado’ el viaje de Will a la oscuridad
José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.