Inicio Noticias ‘El hombre que quiso ser Segundo’ inaugura la IX Edición de ProyectAragón

‘El hombre que quiso ser Segundo’ inaugura la IX Edición de ProyectAragón

1076
Compartir

 IX Edición de ProyectAragón

ProyectAragón inaugura su novena edición con el pre-estreno en Zaragoza del largometraje documental ‘El hombre que quiso ser Segundo’ (Ramón Alós, 2015) y co-producido por Gaizka Urresti Producciones y parte del rodaje ha transcurrido en la ciudad de Zaragoza, en concreto en el popular barrio de El Gancho. Con esto ProyectAragón sigue rindiendo el homenaje que empezó en su VIII Edición 2014 a esta comunidad como tierra de cine, tanto sus paisajes y riqueza monumental como sus realizadores y productores que como Gaizka Urresti, afincado hace más de veinte años en la ciudad, consiguen sacar adelante año tras año producciones de alta calidad, como demuestra su galardón al Mejor Corto de Ficción en los Premio Goya 2014, por ‘Abstenerse agencias’.

Con la proyección de ‘El hombre que quiso ser Segundo’ se ha querido rendir tributo a la figura de Segundo de Chomón (Teruel 1871 – París 1929), pionero del cine de animación, del trucaje y los efectos especiales y de técnicas como el travelling, entre otras. Contratado por algunas de las empresas cinematográficas más importantes de la época, como Pathé Frères, se le considera junto a George Méliès, uno de los fundadores del cine.

La proyección tendrá lugar el martes 22 de septiembre a las 20 h. en la Sala 14 de los cines Aragonia de la capital aragonesa y contaremos con la presencia del director Ramón Alós y de los actores Ramón Langa y Enrico Vecchi, así como de los co-productores Gaizka Urresti Producciones y Aragón TV.

El documental que se estrena la capital Aragonesa tras su paso por el Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove, narra la extraordinaria historia de un misterio que sobrevuela la figura de uno de los pioneros del cine: Segundo de Chomón. Seguiremos los pasos de Enrico, el narrador de esta historia por, España, Francia, Italia, en busca de respuestas sobre la enigmática vida del cineasta, al que debemos la invención de la animación cinematográfica. Según Enrico, Segundo de Chomón nació en Teruel en 1871, diez minutos después que su hermano gemelo, Primo. Su afán de conocimiento le llevó a París, donde queda fascinado por el cine fantástico de Georges Méliès. A partir de ese momento, Chomón intentará durante toda su vida emular al que considera su maestro. Chomón trabajó más tarde para los Pathé pero la rescisión de su contrato le obligó a regresar a España. Una etapa de fracasos precedió su marcha a Italia, donde lograría culminar su carrera junto a Pastrone en su mayor superproducción: Cabiria.

Al recopilar información documental sobre la vida de Primo y Segundo de Chomón, Enrico hace un descubrimiento sorprendente: no existe ningún documento oficial sobre Primo de Chomón. Se abre la hipótesis de que, tal vez, nunca haya existido.

Este descubrimiento lleva al narrador a investigar la única película en la que aparecen los gemelos Chomón. Los expertos no consiguen explicar cómo pudo haberse realizado un fraude tan perfecto con la tecnología de principios del siglo XX. La pista sobre un artista valenciano implicado en la película, lleva al narrador hasta su casa museo, dispuesto a desvelar el misterio de la existencia de Primo de Chomón.

Compartir
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.