Noticias / Cine / El final de la primera película de Bourne pudo ser muy diferente
Cine

El final de la primera película de Bourne pudo ser muy diferente

El final de la primera película de Bourne pudo ser muy diferente

Jason Bourne estaba destinado a matar a un personaje muy importante de la primera película de la saga, pero decidieron cambiar ese momento.

Nicky Parsons interpretada por la actriz Julia Stiles, estaba destinada a morir a manos de Jason Bourne en la primera película. Pero como cambiaron el final, después se ha convertido en una fija en el resto de películas de la saga de acción protagonizada por Matt Damon.

En la película El caso Bourne (2002), Julia Stiles interpreta a una empleada de la CIA que se hace pasar por una estudiante. Al final Nicky Parsons tiene un encuentro con Jason Bourne y el plan es que él la matara. Incluso llegaron a filmar esa escena. Así lo explica la propia actriz:

“Sí, fue una completa sorpresa para mí. Filmé una escena en la que Jason Bourne voltea a Nicky boca abajo contra una pared y me rompo el cuello y por lo que yo sabía… ¡Eso fue todo para Nicky Parsons!”

Pero la versión que llegó a los cines es que durante su confrontación con Conklin de Chris Cooper, Bourne simplemente hace contacto visual con Nicky y la deja en paz.

El final de la primera película de Bourne pudo ser muy diferente

En ese momento no sabían si la película tendría éxito.

El caso Bourne recaudó más de 214 millones de dólares en todo el mundo con un presupuesto de unos 60 millones. Por eso decidieron hacer más películas de la saga. Julia Stiles describe la situación:

“Creo que esperaban que así fuera, pero no hay garantía y en ese momento, Matt Damon era un actor muy respetado y conocido, pero no era necesariamente considerado por el sistema de estudio como una estrella de acción y lo fue. Para ese momento, la primera película de Bourne fue visualmente muy innovadora con las cámaras de mano. No se parecía a la típica película de acción. No había garantía de que hubiera cuatro películas después de eso”.

En lugar de firmar un contrato de varias entregas, las películas de Bourne eran compromisos de película a película. Julia Stiles explicó: “Creo que tendríamos condiciones para cada película, si es que hacen una secuela. Pero siempre depende del estudio decidir”.