Inicio Cómics El Capitán América, el otro caballero oscuro

El Capitán América, el otro caballero oscuro

8401

¿Cuál es tu superhéroe de cómics preferido? Batman, Spiderman, Iron Man, Superman, Lobezno… Es difícil hallar entre las primeras respuestas a personajes, también míticos, como el Capitán América. No obstante, hay una muy buena razón para ubicarlo en primera línea y es la obra ‘El Soldado de Invierno’ (2005) de Marvel. Un cómic antológico con guión de Ed Brubaker y los dibujos de Steve Epting. Lejos queda el Capitán América luminoso ya que en este caso se erige como un personaje oscuro, enloquecido por momentos y con miedo ante el destino que le aguarda. En esta obra se basó la exitosa ‘Capitán América. El soldado de invierno’ (2014), de los hermanos Anthony y Joe Russo, la segunda parte del filme ‘Capitán América. El primer vengador’ (2011) de Joe Johnston. Una película que consiguió buenas críticas, una importante recaudación y que ahora llega a las tiendas en formato DVD y Blu-ray.

El Capitán América fue creado en 1941 por Joe Simon y Jack Kirby (Spider-man, por ejemplo, haría su primera aparición 21 años después). Era un símbolo, una imagen y el reflejo de un país que estaba a punto de entrar a luchar en la feroz Segunda Guerra Mundial. Como cuenta Alejandro Martínez, director editorial de Panini Comics, que desde 2005 edita los cómics de Marvel en España, el Capitán América es uno de los personajes más antiguos del universo Marvel y fue “el germen de todo”.

El Capitán América luchó contra Hitler
El Capitán América luchó contra Hitler

Esta es la historia de Steve Rogers. Un débil  y enfermizo joven estadounidense decidido a luchar por su patria en la guerra; el ejército, sin embargo, lo rechaza por su pésimo estado físico. Sus ansias de combatir eran tan grandes que incluso aceptó participar en un innovador experimento que lo haría increíblemente fuerte. Y así fue. Después de beberse una poción y recibir unas potentes descargas eléctricas e inyecciones se convirtió en un superhombre. Sin embargo, su segundo nacimiento estuvo acompañado por sangre y muerte. “El día del experimento… de su renacimiento. Tenía que ser un día de esperanza. Un día de triunfo americano. Y lo fue. Pero no hubo celebración. Solo el eco de unos disparos y una traición. Así, los primeros instantes de Steve como el supersoldado americano empeoraron la tragedia“. Con estas palabras se cuenta en el recomendable ‘El Proyecto Marvels: Capitán America’, de Ed Brubaker y Steve Epting. Fue tras la operación que el profesor Erskine, el inventor del experimento, fue asesinado y también su ejecutor: un espía nazi. De hecho, los nazis juegan un papel importante en la historia del Capitán América. En el origen del personaje hay un componente patriótico estadounidense y claramente antinazi y anti-Hitler. Uno de los principales enemigos de Steve Rogers es Cráneo Rojo, un nazi que en un principio es la mano derecha de Hitler.

El Capitán América murió en 2007
El Capitán América murió en 2007

El Capitán América ha conocido la propia muerte en varias ocasiones o al menos parcialmente. Durante años estuvo congelado tras caer en el Mar Ártico y sería despertado muchos años después. Y este es parte del gran drama con el que Rogers tendrá que convivir, el no saber en qué mundo vive y con casi todos sus amigos desaparecidos por el paso de los años. El Capitán América “moriría” por segunda vez por los disparos de un francotirador el año 2007 en las escaleras de unos juzgados donde tenía que testificar por su participación en la llamada Guerra Civil de los Superhéroes y  por su negativa a firmar la ley antiterrorista estadounidense, en la que las personas con superpoderes eran obligadas a figurar en un registro. La noticia tuvo una gran trascendencia en los medios de comunicación. Panini Comics recogió la historia en la colección de grapa mensual de diciembre de 2007 y en el año 2011 con el cómic ‘La muerte del Capitán América’, también del tándem formado por Brubaker y Epting.

Imagen del cómic 'Otro tiempo'
Imagen del cómic ‘Otro tiempo’

Además del componente patriótico, el Capitán América ha mostrado una imagen más cercana a la del Superman más estereotípico sobre lo que es correcto, sobre la rectitud y  sobre el bien y el mal sin matices. A pesar de ello, Brubaker y Epting presentan en los cómics ‘Otro tiempo’ y ‘El Soldado de Invierno’ un personaje más próximo, salvando todas las distancias, a Batman. Un superhéroe al que difícilmente se le ven los ojos iluminados y que presenta una mirada sombría, oscura. Es alguien atormentado por su pasado como cuenta con sus propias palabras en ‘Otro Tiempo’: “¿Sabes lo que veo cuando duermo, Sharon? Veo la guerra. Mi guerra. Después de tanto tiempo, aún sueño con minas en la selva negra… Aún oigo los gritos de soldados aterrados. Huelo su sangre y sus lágrimas“. En ‘Civil War’, Rogers también es capaz de defender sus convicciones más allá de lo que piensa el Gobierno de Estados Unidos y el acta de registro de superhéroes, algo que le llevó a enfrentarse a Iron Man.

Portada del cómic 'Capitán América. El soldado de invierno'Panini Comics publicó con el estreno del filme, que fue a finales de mayo de 2014, un cómic que unía ‘Otro Tiempo’ y ‘El Soldado de Invierno’ en un mismo volumen de lujo. Martínez asegura que ‘El Soldado de Invierno’ es “sin lugar a dudas el cómic más relevante de las últimas décadas“. Una obra en la que el Capitán América se enfrenta, tras la muerte de Cráneo Rojo, al llamado Soldado de Invierno, quien extrañamente se parece a Bucky, su compañero muerto hace medio siglo ante sus ojos. Esta potente historia no pasó desapercibida por Hollywood, que vio en ella un buen argumento para la segunda parte de la saga del Capitán América protagonizada por Chris Evans y que ahora llega en DVD y Blu-ray.

La historia del Capitán América en el mundo del cine comenzó en el año 1990 con una película de bajo presupuesto dirigida por Albert Pyun y protagonizada por Matt Salinger, hijo del escritor J.D. Salinger. El filme no tuvo demasiado éxito.

Treinta y un años después llegó a los cines ‘Capitán América. El primer vengador’ (2011), de Joe Johnston, con Evans en el papel del capitán y con actores de la talla de Hugo Weaving y Tommy Lee Jones. El filme, la previa de ‘Los Vengadores’ (2012), relata el nacimiento del Capitán América y su lucha contra el nazismo y Cráneo Rojo, la muerte de Bucky y la suya en medio del hielo. La segunda parte se sitúa ya en el mundo actual con un Steve Rogers que se está adaptando a los nuevos tiempos viviendo en Washington DC. El Capitán América, con la ayuda de Black Widow (Scarlett Johansson) y Halcón (Anthony Mackie), tendrá que enfrentarse a una conspiración que cuando sea revelada le llevará a luchar contra el misterioso Soldado de Invierno.

Pere Francesch Rom
Pere Francesch Rom. Nació en 1981. Viene de la comarca conocida como Baix Camp en Tarragona y es licenciado en Periodismo. Ha pasado por diferentes medios de comunicación como ‘El Correo’ (Bilbao), ‘Diario de Noticias’ de Álava y el ‘Diari’ de Tarragona. Actualmente trabaja en la sección de cultura de la Agència Catalana de Notícies (ACN). Colabora, además, en la revista ‘on line’ Muzikalia y en la de cine pantalla.cat. Creció muy enganchado a ‘Bola de Drac’ (‘Dragon Ball’), ‘Las Tortugas Ninja’, Astérix y a los cómics de Spiderman y Batman. Soñó con que algún día podría pilotar a Mazinger Z acompañado por unos locos Gremlins y luchando con los Cazafantasmas. Contrario a los prejuicios que aún hay sobre las novelas gráficas, tres cómics le marcarían profundamente: ‘Superman Hijo Rojo’, ‘V de Vendetta’ y ‘Watchmen’. En cine, a grandes rasgos, ‘El Padrino’, toda la filmografía de Tarantino y Hitchcock, ‘El Señor de los Anillos’, todo aquello con aroma a Festival de Sitges o las historias de cómics y superhéroes llevadas al cine destacando sobre todo ‘300’, el Batman de Nolan o ‘Capitán América: Soldado de Invierno’. Es adicto a las series, sus preferidas: ‘Lost’, ‘Los Soprano’, ‘Breaking Bad’, ‘Juego de tronos’, ‘True Detective’ o ‘American Horror Story’. Amante de estas dos artes, cine y cómic, porque ambas tienen esa capacidad de llevarte a aquel lugar imaginativo y soñador del que difícilmente se puede volver.