Inicio Cine Eiji Tsuburaya toma Google

Eiji Tsuburaya toma Google

1024

El icono de los efectos especiales es protagonista del ‘doodle‘ de hoy, 114 años después de su nacimiento

Hoy hemos amanecido con un Google muy particular: un logo convertido en un compendio de monstruitos con letras japonesas de fondo. Se trata de un homenaje a Eiji Tsuburaya, pero ¿quién era este japonés fallecido ya hace más de cuarenta años?

Hoy más que nunca la figura de Tsuburaya es digna de ser recordada como padre de los efectos especiales. En un cine cada vez más efectista, el trabajo de los pioneros de este género, que crearon un universo de posibilidades de la nada, debe ser puesto en valor más que nunca. En 1933 se estrenó ‘King Kong’, revolucionando el cine de aquella época, una película sobre un monstruo enorme que se dedicaba a causar estragos en la gran ciudad y a destrozarlo todo, una de las primeras piedras del cine de pánico a gran escala y catástrofes, que despertó a un genio: Tsuburaya afirmaría en una entevista que la gran motivación de su vida fue emular a King Kong, dar vida a bestias similares y crear un cine propio de catástrofes y bichos enormes.

Cuentan algunos rumores que Tsuburaya creó una maqueta tan realista de Pearl Harbor que los americanos pensaron que había infiltrado como espía, también se dice que sus efectos especiales fueron utilizados para propaganda belicista, algunos de ellos impresionaron al mismísimo general McArthur, que instó al director estadounidense Frank Capra a incluir minutos de esas películas en un documental sobre el bombardeo a la bahía hawaiana.

Su constante y exitosa labor en la productora Toho le consolidaron como uno de los cineastas del momento, pero fue en 1954 cuando sorprendió al mundo con la creación que le encumbró: ‘Godzilla’. Así nacía el aterrador género japonés Kaiju Eiga, donde los monstruos tienen el papel más importante. De este modo Japón creó su propio cine marca de la casa frente a las producciones de ciencia ficción estadounidenses, que dejaban de lado las criaturas para centrarse en el pánico a gran escala producido por las amenazas nucleares entre otras cosas. ‘Godzila’ fue también un importante campo de innovación, introduciendo en el cine la ‘suit-motion’ que reemplazó a la ‘stop-motion’ implementada en la película estadounidense ‘King Kong‘. Tsuburaya se convirtió en la figura más importante de los efectos especiales a nivel mundial tras este exitoso estreno. Para crear a Godzila, metió  una persona en el disfraz del mosntruo, confeccionado con hule espuma, resina de bambú y cables, y con un peso de 50 kilos. Un traje perfecto para aplastar edificios a gran velocidad. El Godzila original siempre será recordado como, seguramente, el más verdadero y logrado de todos.

El padre del Kaiju Eiga llevó a su productora Toho a amasar grandes fortunas con una ristra inacabable de películas de ciencia ficción y monstruos, la mayoría secuelas de Godzilla. Años más tarde, Eiji Tsuburaya se montó su propio proyecto en solitario que acabaría convirtiéndose en su propia productora: Producciones Tsuburaya. Poco después llegaría su mayor éxito: los ultramanes.

La serie se basaba en la historia de los habitantes del planeta Ultra, unas criaturas de gran tamaño y de color plateado, rojo y azul, con cabezas ovaladas y crestas, y una gema de poder en el pecho. Su función es mantener la paz en el universo y visitan la Tierra cuando ésta corre peligro. El éxito repentino de la serie hizo que hasta hoy, la franquicia Ultra Series siga activa.

La repercusión de Eiji Tsuburaya en todos los ámbitos de la sociedad japonesa se refleja, por ejemplo, en una serie de sake creada en su honor, con intrincadas historias de monstruos detrás de cada botella.