Inicio Los Vengadores Vengadores: Infinity War Los efectos especiales de ‘Vengadores: Infinity War’ acusados de plagio

Los efectos especiales de ‘Vengadores: Infinity War’ acusados de plagio

Una empresa de efectos especiales demanda a Marvel / Disney por ‘Vengadores: Infinity War’ y sus efectos especiales.

‘Vengadores: Infinity War’ y el resto de películas de Marvel no sería lo mismo sin sus grandes efectos especiales. Ya que personajes como Thanos parecen tan reales gracias a las técnicas de capturas de movimiento.

Una empresa de VFX afirma que su programa de software es una obra literaria original y que los estudios de Hollywood son responsables de robarles su tecnología.

Rearden LLC, la firma de VFX que reclama la propiedad de una popular captura de movimiento facial utilizada en Hollywood, no renuncia a las esperanzas de ganar una demanda por derechos de autor contra Disney, Paramount y Fox. El martes, el demandante presentó una demanda que pone a prueba una nueva teoría de derechos de autor sobre películas de gran éxito como ‘Vengadores: Infinity War’, ‘Guardianes de la Galaxia’, ‘Vengadores: La era de Ultron’ y ‘La Bella y la Bestia’. En última instancia, el demandante sigue insistiendo en que estas películas merecen ser literalmente confiscadas y destruidas.

Vengadores: Infinity War

El trasfondo del caso es complicado.

Lo esencial es saber que en una demanda anterior, Rearden LLC pudo convencer a un juez de que su tecnología fue robada por Digital Domain 3.0 y una compañía china. Después de la victoria, Rearden persiguió a los clientes de la tecnología: Los estudios de Hollywood que usan software de captura de movimiento facial para hacer cosas como Arnold Schwarzenegger en ‘Terminator Genisys‘ o transformar al actor Dan Stevens en Bestia para ‘La Bella y la Bestia’.

En febrero, un juez permitió a Rearden avanzar en los reclamos de patentes y marcas comerciales, pero rechazó la audaz teoría de derechos de autor del demandante que podría haber calmado el uso universal del software.

Originalmente, Rearden alegó que poseía los derechos de autor sobre la producción de un programa de software y que, como tal, los personajes de CGI en películas de gran éxito representaban derivados no autorizados. Los estudios respondieron diciéndole al juez si la teoría era válida, significaría que los autores que usaban Microsoft Word o los artistas que usaban Adobe Photoshop no serían dueños de sus propias obras.

El juez de distrito de los Estados Unidos Jon Tigar se puso del lado de los estudios.

“La Corte no considera plausible que el resultado sea creado por el programa sin una contribución sustancial de los actores o directores”, escribió el juez en su decisión. “Sin lugar a dudas, el programa realiza una gran cantidad de trabajo para transformar la información bidimensional capturada en la cámara en una captura tridimensional de superficies capturadas y de seguimiento de malla. Pero esto no puede ser suficiente, ya que todos los programas toman entradas y las convierten en salidas”.

Los reclamos de derechos de autor fueron descartados sin perjuicio, y como tal, Rearden está intentando un nuevo enfoque.

La compañía ahora afirma que su programa de software es una obra literaria original de autor fijada en un medio tangible de expresión cuando se almacena en discos duros de la computadora. Es cierto que las leyes de derechos de autor al menos protegen cualquier expresión original incorporada en un programa de software, aunque eso tiende a generar controversia cuando los tribunales se dedican a analizar la aplicación práctica. Ya sea que Rearden tenga o no la autoridad de derechos de autor puede ser impugnada en un punto posterior de este litigio.

La demanda enmendada siguiente alega que Digital Domain 3.0 violó directamente los derechos de autor de Rearden al hacer copias no autorizadas, ya sea para capturar el rendimiento facial o para procesar capturas en trabajos de salida”.

Los estudios de Hollywood ahora están siendo acusados ​​de infracción indirecta y contributiva, lo que, por supuesto, significa la invocación de las armas favoritas de la industria contra la piratería online.

Por ejemplo, Rearden alega que Disney estaba “en condiciones de vigilar DD3 y / o tenía el derecho y la capacidad de supervisar y controlar el desempeño de DD3 cuando hacían Vengadores: Infinity War”.

Torciendo uno de los argumentos presentados en una etapa anterior de esta demanda, Rearden continúa: “Tan extensa es la supervisión y el control de los directores de Disney sobre las sesiones de captura de movimiento facial realizadas por DD3, que los demandados sostienen que la contribución de los directores es sustancial y realiza “la mayor parte de la creatividad” en la captura del movimiento facial, y que, en consecuencia, los directores son los autores de los resultados de la captura del movimiento facial “.

Deja volar tu imaginación ¡Exprésate!

E-mail is already registered on the site. Please use the Login form or enter another.

You entered an incorrect username or password

Sorry that something went wrong, repeat again!