Inicio Cine Dom Hemingway. Una comedia dura no apta para niños

Dom Hemingway. Una comedia dura no apta para niños

Compartir

‘Dom Hemingway’ es una película inglesa del género de Comedia, Richard Shepard (Matador, La sombra del cazador), ha escrito y dirigido la cinta que está protagonizada por Jude Law (Dom Hemingway), Richard E. Grant (Dickie Black), y Demian Bichir (Mr. Fontaine). El film es una coproducción de Recorded Picture Company (RPC), BBC Films, Isle of Man Film y Pinewood Studios.

Jude Law interpreta a Dom Hemingway, un hábil y arrogante ladrón de cajas fuertes, que también es muy listo, está muy perturbado y rebosa una exultante energía que sale de la cárcel tras cumplir 12 años por no ser un chivato. Junto con su inseparable amigo Dickie Black tiene 2 objetivos en mente: Cobrar una gran suma de dinero a un peligroso mafioso ruso por haber mantenido la boca cerrada y recuperar los años perdidos con su hija (Emilia Clarke), la cual ha dejado de ser una niña como él la recuerda, está casada, y tiene un hijo.

Dom Hemingway

Crítica de Dom Hemingway

Con un comienzo impactante, Dom Hemingway realiza un sorprendente monologo en la cárcel sobre su pene mientras le realizan una felación, mostrando sus grandes dotes de oratoria, extrañas en un simple ladrón de cajas fuertes, al que le gusta beber hasta caer borracho, estar con mujeres, y con una gran disposición a la agresividad. Tras salir de la cárcel se encuentra con su mejor amigo que le acompaña en esta aventura, Dickie Black, el cual al contrario que el es un gánster calculador de sangre fría, al que parece aceptar y divertirse con la personalidad variable y peligrosa de Dom. Juntos van a la villa de campo del millonario mafioso Mr. Fontaine, que podría eliminarlos al más mínimo desliz o falta de educación.

Con un estilo que recuerda al “Nota”, de la película el “Gran lebowski”, Jude Law que ha tenido que engordar 13 kilos para el papel, interpreta a un persona que se mueve por impulsos, dejando a la razón de lado, o al menos en manos de su amigo que piensa por él. Junto con el actor Richard E. Grant que es su complementario perfecto, han realizado un papel formidable, aunque el peso de los diálogos siempre está a cargo de Jude Law, ya que Dom posee una capacidad de expresión digna de un poeta o un escritor. También cabe destacar el papel de Demian Bichir que interpreta al mafioso ruso, que aunque es un tipo refinado y correcto tiene un proceder incierto y poco previsible. Aunque no es casi necesario el uso de efectos especiales cabe destacar una escena de un accidente de coche, que parece más bien una obra de arte a cámara lenta donde se ven volar a los ocupantes del coche y los objetos que transportan. Como complemento a situaciones absurdas y duras donde el exceso esta a la orden del día, tenemos la parte de drama, donde Mad intenta recuperar el amor de su hija, conocer a su nieto, y donde llora la muerte de su mujer. Así se alterna de escenas impactantes con alcohol, drogas y prostitutas, a escenas de drama y amor por la familia. Aunque en general no ha tenido buenas críticas, tiene un argumento impactante, es muy entretenida y tiene situaciones absurdas y extrañas que hacen reír a carcajadas, o mantener tenso al espectador, haciéndola distinta a la típica película comercial. Es muy recomendable para divertirse en el cine, aunque nada apta para los niños.