Inicio Noticias ‘Doggy bags’, huele a perro mojado, sabe a carne fresca

‘Doggy bags’, huele a perro mojado, sabe a carne fresca

1436

‘Doggy bags’ un libro, tres historias, terror, violencia, sangre, mala baba y sobre todo un regusto a la EC Comics, al pulp y al cine de serie B de esas sesiones americanas llamadas “grindhouse”.

Si no tienes estomago, no cojas este homenaje a las viejas historias de los 50. Si echas de menos las historias del tío Creepy o del Guardián de la cripta, este es tu cómic.

El editor de la obra en Francia, Run, ya comenta en la presentación que es admirador de las historias de los años 50, de EC, del pulp, de esa violencia inteligente y macabra que se metía en los cocos de los adolescentes y les obsesionaba, aunque los que conocíamos Creepy hemos resultado menos peligrosos de lo que sugerían nuestros parientes cuando nos veían leer esas historias. Y desde luego cada una de las historias es un homenaje a la vez que también es una reescritura de esos cómics. Violencia, sangre, adrenalina por un tubo y sobre todo ese humor socarrón, y esa mala leche que tenían hace muchos años, y que muchos que no lo conocieron creen que es algo nuevo. No señores, hace décadas que el tío Creepy nos aterraba con sus historias.

Comenzando por esa portada espectacular hasta la última pagina, Doggy Bags es una montaña rusa de violencia sin control. Pero no está falta de argumento, no estamos hablando de Watchmen, no veremos el referencialismo de Gaiman, o la visión cuántica del universo de Morrison, pero no le falta miga a cada historia. Y cada autor tiene su estilo y así cada historia es única.

La primera nos trae a Singelin con una historia de moteros y hombres lobo. Cuero, cadenas y olor a perro mojado. Una mujer huye de lo que parece ser un club de “bikers” que quiere recuperarla. Persecuciones a toda velocidad, accidentes, cráneos que se rompen con ruidos sordos al caer de entre las ruedas de las motos. Cumple como inicio dejándote el cuerpo pidiendo mas, sin complejos y sin ninguna atadura a lo correcto. Una búsqueda de identidad que huele a gasolina y goma quemada, con un arte que olvida todo lo que no sea esas motos, esos licantropos, y la velocidad.

doggybags-_03_1

A Florent Maudoux lo conocerán los aficionados por su ‘Freaks’ Squeele’, y en esta historia vemos su estilo, pero también se ensucia un poco mas para dar pie a una historia que John Woo o Ringo Lam en sus épocas de Hong Kong estarían orgullosos de rodar. Acción, mafiosos, mística y sobre todo artes marciales y cadáveres por todos lados. El elegante autor francés deja un poco a un lado su exquisitez para bajar al nivel de la calle mas sucia. Una asesina a sueldo decide dejar su vida de sangre apra cuidar a su hijo, ¡pero nadie le dijo que de esa vida no se sale vivo! Así que continúa su lucha y mata por su pequeño bebe y por un futuro que no este teñido de rojo. Y Madoux nos lleva con ella con velocidad y un poco de amor de propina, ¡gracias por el viaje tío!

doggy_bags_histoire_run

La última historia es la del editor y pergeñador de esta truculenta serie de crímenes y violencia, Run. Tras el seudónimo se esconde un autor que ha trabajado para la conocida agencia multimedia Teamchman, donde creó contenidos por Internet y trabajó en proyectos publicitarios para grandes marcas como Warner Music, Swatch o Adidas. Aquí olvidaos de ver algo bonito y de bella factura. Es sucio, es pringoso, y hay sangre de sobra. Un homenaje a una de los episodios más conocidas de las Historias de la Cripta. ¿Recordáis aquel capitulo que un criminal está esposado al criminal que lo ha matado y lo arrastra por el desierto? Pues así empieza, pero es un homenaje, nadie te dice que repitas, y Run prefiere hacer su versión. Si tenéis mas ganas de saber que puede hacer este tío sólo tenéis que ver su trailer para esta serie. O mejor dicho para lo que sería la película de esta serie:

A destacar la cuidada edición y los colores de todo el tomo, ya sea por parte de los autores en sus historias como de la edición. El color marron y amarillo que imita el tono que adquirian estas revistas hechas de papel basto y de mala calidad es un punto que da mucho valor a la obra. Y que Dibukks se haya esforzado en que su edición conserve todos los extras y todo el colr orignal se agradece mucho.

‘Doggy Bags’ es un cómic que se goza de principio a fin. Es como ser otra vez un adolescente y disfrutar al descubrir que no estas solo en el universo y que alguien entiende esas ganas de ver algo violento y divertido. Un derroche de diversión y pura emoción, gamberro y desvergonzado, es un tomo para los que disfrutan del cine de acción, de terror y que tienen la saga de ‘Evil Dead’ como una obra de arte. Y estoy seguro que más de uno entonará aquella canción de ‘Historias de la cripta’ mientras abre el libro, “nananan, nanananan, nana, nana , nananaaa”.

José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.