Noticias / Cine / Disney restaura una escena censurada de Lightyear
Cine

Disney restaura una escena censurada de Lightyear

Disney cede a las presiones de la comunidad LGBTQ que trabaja en Pixar y restauran una escena censurada del metraje de Lightyear

El 9 de marzo, los empleados y aliados LGBTQ de Pixar Animation Studios enviaron una declaración conjunta a los líderes de Walt Disney Company afirmando que los ejecutivos de Disney habían censurado activamente el “afecto abiertamente gay” en sus largometrajes. La sorprendente acusación, hecha como parte de una protesta más grande por la falta de respuesta pública de la compañía al proyecto de ley “No digas gay” de Florida, no incluyó qué películas de Pixar habían capeado la censura, ni qué decisiones creativas específicas fueron recortadas o alteradas.

Pero en al menos un caso, la declaración parece haber marcado una diferencia significativa.

Según Variety, una fuente cercana a la producción, el próximo largometraje de Pixar, Lightyear, protagonizado en su versión original por Chris Evans, presenta un personaje femenino importante, Hawthorne (con la voz de Uzo Aduba), que está en una relación significativa con otra mujer. Si bien el hecho de esa relación nunca se cuestionó en el estudio, se eliminó un beso entre los personajes de la película. Sin embargo, tras el alboroto que rodeó la declaración de los empleados de Pixar y el manejo del proyecto de ley “No digas gay” por parte del CEO de Disney, Bob Chapek, el beso se restableció en la película la semana pasada.

La decisión marca un posible punto de inflexión importante para la representación LGBTQ no solo en las películas de Pixar, sino también en la animación en general, que se ha mantenido firmemente circunspecta sobre la representación del afecto entre personas del mismo sexo de manera significativa.

Sin duda, hay varios ejemplos de representación LGBTQ directa en películas de animación creadas para una audiencia adulta, que incluyen “South Park: Bigger, Longer & Uncut” de 1999, “Persepolis” de 2007, “Sausage Party” de 2016 y “Flee”. Pero en una película animada clasificada G o PG, el enfoque dominante ha sido contar, no mostrar, y apenas eso. Podría decirse que el personaje LGBTQ de más importante en una película de estudio animada hasta la fecha ha sido el de Katie (Abbi Jacobson), la protagonista adolescente de Los Mitchell contra las máquinas, producida por Sony Pictures Animation y estrenada por Netflix, es la excepción que prueba la regla: este hecho explícito de la identidad de Katie solo se revela completamente en los momentos finales de la película cuando su madre hace una breve referencia a su novia.

En los 27 años de historia de Pixar, ha habido muy pocos personajes LGBTQ. En Onward de 2020, una policía tuerta (Lena Waithe), que aparece en algunas escenas, menciona a su novia. En Toy Story 4 de 2019, dos mamás se despiden con un abrazo de su hijo en el jardín de infancia. Y Buscando a Dory de 2016 presenta una breve toma de lo que parece ser una pareja de lesbianas, aunque los cineastas de la película fueron tímidos al definirlas de esa manera en ese momento. El proyecto LGBTQ más abiertamente en el canon de Pixar es un cortometraje de 2020, Out, sobre un hombre gay que lucha por salir del armario con sus padres, que el estudio lanzó en Disney Plus como parte de su programa SparkShorts.

Pero según varios ex empleados de Pixar que hablaron anónimamente con Variety, los creativos dentro del estudio han intentado durante años incorporar la identidad LGBTQ en su narración de formas grandes y pequeñas, solo para que esos esfuerzos se frustren constantemente.

En el lanzamiento de Pixar de 2021, Luca, dos jóvenes monstruos marinos que parecen humanos cuando están en tierra, Luca (Jacob Tremblay) y Alberto (Jack Dylan Grazer), construyen una profunda amistad que muchos interpretan como una alegoría de salida del armario: La reseña de la película del New York Times se tituló “Calamari by Your Name“. El director de la película, Enrico Casarosa, incluso le dijo a The Wrap que “habló sobre” el potencial de la amistad de Luca y Alberto como de naturaleza romántica. Pero rápidamente agregó que “no hablamos tanto de eso porque la película se enfoca en la amistad” y es “pre-romance”.

“Algunas personas parecen enojarse porque no estoy diciendo sí o no, pero siento que, bueno, esta es una película sobre estar abierto a cualquier diferencia”, añadió Casarosa.

Sin embargo, parece que también los cineastas de Luca también discutieron si la chica humana que se hace amiga de Luca y Alberto, Giulia (Emma Berman), debería ser queer. Pero el equipo creativo parecía estar bloqueado por cómo hacerlo sin crear también una novia para el personaje.

“Muy a menudo nos encontramos con la pregunta de ‘¿Cómo hacemos esto sin darles un interés amoroso?’”, dijo la fuente que trabajó en el estudio. “Eso surge muy a menudo en Pixar”.

No está claro por qué un estudio que ha imbuido vida multidimensional en todo, desde juguetes de plástico hasta los conceptos de tristeza y alegría, se queda perplejo al saber cómo crear un personaje LGBTQ sin un interés amoroso. Pero también parece que Pixar ha tenido dificultades para incorporar la representación queer incluso como parte del fondo. Múltiples fuentes le dijeron a Variety que los esfuerzos por incluir símbolos de la identidad LGBTQ en el diseño de escenarios de películas ubicadas en ciudades estadounidenses específicas conocidas por poblaciones LGBTQ considerables, fueron infructuosos, la fuente llega a mencionar que el estudio ordeno quitar una pegatina de arcoíris colocada en la ventana de una tienda porque se consideró que “distraía”. Estas mismas fuentes también aseguran que las parejas del mismo sexo también fueron eliminadas del fondo de películas.

Lo más preocupante es cómo aparentemente se manifestó esta censura en el estudio. La declaración del 9 de marzo de los empleados de Pixar afirma que las “reseñas corporativas de Disney” fueron responsables de la disminución de la representación LGBTQ en Pixar, lo que incluiría el mandato del predecesor de Chapek como director ejecutivo, Robert Iger. Es por eso que los empleados de Pixar dicen que encontraron tan irritante la afirmación de Chapek en un memorando de toda la compañía del 7 de marzo de que el “mayor impacto” que Disney puede tener “es a través del contenido inspirador que producimos”.

“Casi todos los momentos de afecto abiertamente gay se cortan a instancias de Disney, independientemente de cuándo haya protestas tanto de los equipos creativos como del liderazgo ejecutivo de Pixar”, dijo el comunicado. “Incluso si crear contenido LGBTQIA+ fuera la respuesta para arreglar la legislación discriminatoria en el mundo, se nos prohíbe crearlo”.

Los ejemplos de Luca, Soul e Inside Out supuestamente fueron impulsados ​​por el equipo de realización de la película individual o por el propio estudio. Por lo que Pixar se habría estado autocensurando debido a la creencia permanente de que el contenido LGBTQ no pasaría la revisión de Disney, porque Disney necesitaba que las películas se reprodujeran en mercados tradicionalmente hostiles a las personas LGBTQ: a saber, China, Rusia, mucho del oeste de Asia y en el sur de América.

De hecho, la inclusión de una policía lesbiana tuerta en Onward fue suficiente para prohibir la película en Kuwait, Omán, Qatar y Arabia Saudita; y la versión lanzada en Rusia cambió la palabra novia por la palabra pareja.

Por lo que con todos estos antecedentes, hace que la decisión de restaurar el beso entre personas del mismo sexo en Lightyear, la primera película de Pixar que se estrenará en los cines en lugar de Disney Plus desde 2019, sea mucho más significativo para el estudio y sus empleados, especialmente los que quien se arriesgaron a romper el silencio casi impenetrable de Pixar sobre asuntos internos en su declaración del 9 de marzo.

Para Steven Hunter, el director del cortometraje Out, ese esfuerzo fue particularmente importante. Si bien ya no está en Pixar y no pudo hablar sobre ningún caso específico de censura allí, dijo que todavía era “angustioso” hablar sobre la compañía. Pero con la igualdad de derechos LGBTQ bajo la amenaza de una serie repentina de leyes a nivel estatal, la importancia de la visibilidad en la narración de historias era demasiado grande para que él permaneciera en silencio.

“Apoyo a mis colegas”, dijo Hunter. “Estoy muy orgulloso de esas personas por hablar. Necesitamos eso. Necesitamos que el Sr. Chapek entienda que debemos hablar. No podemos asumir que estas leyes que están tratando de implementar no son dañinas, intolerantes y, francamente, malvadas. no nos vamos No vamos a volver al armario”.

Aquí os presentamos el tráiler de la película

¿Qué os parece la decisión de restaurar el beso entre personajes del mismo sexo?

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Avatar vuelve a los cines en 4k y con una escena pos-créditos

A Bryce Dallas Howard se le permitió usar su cuerpo natural en Jurassic World: Dominion

David Larrad

Avatar se reestrena con una escena post-créditos

David Larrad