Inicio Publicidad Diego Rodríguez presenta Alhambra reserva 1925

Diego Rodríguez presenta Alhambra reserva 1925

3013

La nueva campaña de Mahou, nos presenta la ‘Alhambra reserva 1925’ a través de su embajador Diego Rodríguez

Rodríguez es maestro soplador de vidrio de la Real Fábrica de Cristales de La Granja (Segovia) cuyo oficio representa los valores de ‘Alhambra Reserva 1925’, calidad con carácter artesanal, el origen único de cada una de las piezas que elabora y tradición que va transmitiéndose generación tras generación. Por ello bajo el lema ‘Creemos en la gente que ama lo que hace y se interesa por el arte por descubrir’ y a través de su página web alhambrareserva1925.com, nos invita a descubrir a auténticos artistas que siguen manteniéndose fieles a sus principios, mostrando un gran oficio y amor por lo que hacen. De está colaboración nace una copa edición limitada realizadas por Diego Rodríguez en un exclusivo pack presentado en un elegante estuche de terciopelo azul.

Alhambra Reserva 1925 es una marca que debe su éxito a su consumidores que son sus mejores embajadores. Inspirada en la receta de las primeras cervezas que vieron la luz en la fabrica de granada de la conocida marca de cerveza en 1925. La exclusividad de Alhambra Reserva 1925 les obligó a buscar un envase que transmitiera todos los valores de la marca; carácter artesanal, misterio, calidad , elegancia y que recordara a esa botellas de 1925, creando una botella con tapón de corcho y relieves, sin pegatinas ni etiquetas inspiradas en las botellas de aquella época.

Alhambra reserva 1925 es una cerveza que destaca por su espuma consistente, textura esponjosa. Color Ambar dorado y aromas ligeramente tostados. Con un cuerpo, sabor redondo, constante y agradable. Con un sabor bien equilibrado entre amargo y dulce, con notas que van desde la naranja amarga hasta un final ligeramente caramelizado.

Acerca de Diego Rodríguez:

Copas, arañas, cornucopias, compoteras… esmaltados, dorados a fuego, tallados o grabados. Si los sueños fuesen un objeto Diego Rodríguez sabe que serían de cristal soplado. En tiempos en los que la fabricación de vidrio se ha reducido a mera producción en cadena, la Real Fábrica de Cristales de La Granja continúa manteniendo viva la tradición de trabajar el vidrio de forma artesanal. Las ganas de hacer piezas únicas va más allá del mero romanticismo y en este caso su pasión por seguir creando algo diferente hace que sus objetos se expongan hasta en Dubrovnik.

El espíritu y el amor por un trabajo bien hecho se mantiene vivo en decenas de jóvenes que siguen formándose en el viejo oficio de vidriero. Ni el paso del tiempo ni las circunstancias de la vida hacen que este sueño transparente deje de latir en los viejos talleres de La Granja, en el corazón de Diego Rodríguez. Nuevos aires para una profesión en la que la ilusión de crear está más viva que nunca.

Alhambra Reserva 1925