Cómics / Die 3. El gran juego. Donde comenzará la guerra y morirán los amados
Cómics

Die 3. El gran juego. Donde comenzará la guerra y morirán los amados

DIE la serie de fantasía y juegos de rol de Kieron Gillen y Stephanie Hans llega a su tercera y penúltima entrega en medio de confabulaciones y luchas por el poder.

Una de las claves para jugar Die, es sacrificar peones para conseguir tus objetivos, sean amigos o enemigos. La guerra ha llegado y la Reina necesita la victoria, mientras sus antiguos compañeros siguen buscando una forma de regresar al mundo real. Gillen y Hans nos entregan un complejo juego de política y amistades traicionadas, en el que nada es lo que parece.

Tras la separación del equipo, Angria ha entrado en guerra, ha ganado una nueva reina, y los dioses están de su parte, y los vampiros, nunca olvidemos a los vampiros. Mientras, el resto de nuestros protagonistas necesitan una salida de Die, pero si no aceptan todos el juego no los dejará ir, lo que podría significar que asesinar a sus compañeras rebeldes es la única solución. O tal vez no, la realidad es que Die tiene varios niveles, y varios creadores, la fantasía no la inventaron un puñado de adolescentes en su sótano antes de desaparecer, hubo otros, algunos escribieron el mundo, otros crearon las reglas, algunos distribuyeron el tablero, y no les gusta que su juego sea pervertido.

Gillen sigue moviendo el tablero rápida y precisamente. Matt ya no puede ser el caballero de la pena, porque hay mucho más que eso en la forja de su alma, Ash se ha metido en el mayor de los problemas, salvar el mundo con una guerra, Izzy debe mucho a los dioses, Angela no puede abandonar una hija no nacida en la realidad, y Chuck, bueno, se muere, y le parece divertidísimo que su suerte le coma por dentro. Todos los personajes tienen arcos interesantes y complejos, que responden inicialmente a sus arquetipos del juego, y que los personajes reales han deformado hasta confundir quienes eran con lo que son en Die. El escritor escocés sabe manejar los tiempos, y en esta obra lo hace a corto plazo, no va a ser una obra tan larga como fue The Wicked + The Divine, los juegos pierden gracia si duran demasiado.

Quizás te interese
3 cómics que serían excelentes juegos de casino

El arte de Stephanie Hans apabulla, no hay una forma de describirlo mejor, cada página es bella, y el color crea sensaciones cada vez que pasas una. Hans aprovecha una historia cargada de sentimientos internos, de sufrimientos que no se ven para llenar composiciones con giros y cambios que producen exactamente esas sensaciones. EL color potencia todo a tal nivel que cuando acabas de leer, vuelves a abrir el tomo, pasas con velocidad las páginas, y descubres los cambios de tono de la historia y el ritmo a través de esa paleta que parece eterna. La artista mejora lo que Kieron Gillen cuenta, añadiendo un alma y una fuerza a cada personaje, sus diseños son maravillosos y muy personales.

Die 3 EL gran juego continúa la obra de Gillen, en la que ha descubierto que le encanta la ciencia ficción, pero que acaba contando historias de fantasía. Una obra donde se mezcla la fantasía, la metaficción del juego, la realidad, y la creación de realidades jugando. Die es la entrada a un mundo fantástico, lleno de magia y seres extraños, solo faltaba el calabozo.