Inicio Cómics Deathmatch vol. 3: De Alfa a Omega

Deathmatch vol. 3: De Alfa a Omega

Compartir

La batalla final ha llegado, y los dos héroes supervivientes luchan por el destino del universo. Los secretos serán revelados, las preguntas contestadas y un campeón será coronado en la conclusión de esta alabada maxiserie de superhéroes creada por los famosos Paul Jenkins (Lobezno: Origen, Inhumanos) y Carlos Magno (Planeta de los Simios, Transformers).

Llegamos al tercer y último tomo de esta serie que particularmente esperaba con impaciencia, ya que los dos números anteriores publicados por Aleta me dejaron con unas ganas tremendas de saber cómo iba a continuar y finalizar esta historia repleta de incógnitas, intriga y combates a muerte.

Portada Deathmatch V.3
Portada Deathmatch V.3

Podríamos decir sin despeinarnos de Deathmatch que es un cruce bastardo entre Battle Royale y Los Juegos del hambre en clave superheroica. Este tipo de influencias ya se dieron hace unos años en la saga Avengers Arena, así que también podríamos añadir este título a las posibles referencias que encontramos en las páginas de este Deathmatch.

Muchas preguntas han asaltado al lector durante los tomos previos y es el momento de dar explicaciones y solventar dudas: y es aquí precisamente lo que hace de esta miniserie un ejercicio de intriga estudiado al milímetro por un Paul Jenkins muy seguro de sí mismo.

En ‘Alfa a Omega’  toma el protagonismo casi absoluto el personaje llamado Sable (¿una versión femenina de Batman?) la cual se tendrá que encargar de buscar las grandes revelaciones de las diferentes intrigas que aquí nos ha ido presentando su guionista.

deathmatch_tpb_v3_press-14Las soluciones ofrecidas a veces se diluyen por el camino, ofreciendo explicaciones un tanto “engorrosas” para el lector, el cual encontrará bocadillos de diálogo repletos de soliloquios que obligará a nuestras neuronas a procesar la información que se nos está dando.

A pesar de estos pequeños escollos, Deathmatch es una apasionante historia que atrapa desde sus primeras páginas, ofreciendo un producto de alta calidad que satisfará a todo lector de superhéroes que quiera leer algo fresco y muy divertido.

Respecto al arte de Carlos Magno nada que objetar exceptuando cierta rigidez en la anatomía de algunos personajes, pero ofreciendo a cambio una pulcra narrativa en las escenas de acción.

Bajo mi punto de vista, un producto muy recomendable.


Compartir

Fue abandonado recién nacido en una sala de cine decrépita donde se proyectaban ciclos de cine de terror y fantástico las 24 horas del día.

Entre esas cuatro paredes devoró película tras película, alimentándose de ellas, y aprendió a no ingerir alimento alguno para su supervivencia, lo que lo convirtió en una nueva raza que tiene desconcertados a toda la comunidad científica hasta hoy día.

Cuando fue devuelto a la sociedad de nuevo, empezó a devorar ingentes cantidades de cómics y libros haciendo de ellos parte de su dieta diaria de conocimiento.

Se desconoce su paradero actual, sólo se sabe que sigue mandando sus reseñas y artículos desde alguna dimensión desconocida….