Inicio Cómics Impresiones de un traidor: Cambio, para que nada cambie

Impresiones de un traidor: Cambio, para que nada cambie

2028

Tras un lustro y pérdidas de ventas DC Comics hará un nuevo reboot. No del todo, hay cosas que permanecerán igual, otros volverán a ser lo que fueron y algunas novedades, será bajo el nombre de DC Rebirth que pretende solucionar el desastre que ha sido New 52 introduciendo un cambio aquí y un cambio allá.

Irónicamente New 52 se hizo para intentar atraer nuevos lectores, pero por desgracia se perdió buena parte de la esencia y del sentido común por el camino. Esto quiere decir que todo haya sido malo, pero en general el aire sí ha estado viciado y conviene abrir las ventanas para purificar un poco.

No es la primera vez que DC hace algo así, no será la última. Marvel tenía su continuidad de corrido en la que iban haciendo unos pocos ajustes, pero ha terminando cayendo para crear igualmente un nuevo universo en el que intentar recuperarse a sí misma y personalmente creo que (por fin) lo está logrando.


DC Rebirth astro_city_dia_del_pesarEl cambio es una constante en el mundo del cómic de superhéroes
, el intento de lograr permanecer siempre de actualidad para que nuevos lectores se sumen a la ola; pero claro está que esto se puede hacer bien, mal o regular y un ejemplo de todo ello es Astrocity: El día del pesar.

Esta larga saga publicada en nuestro país por la editorial ECC es un constante homenaje a lo mejor y lo peor del genero, desde la construcción de personajes a los nombres de las calles pasando por un buen montón de guiños y detalles ocultos que solo pillará el lector con conocimientos avanzados.

En este nuevo tomo se toma de lleno todo el concepto de cambio desde un primer momento al contar con diferentes ilustradores, en lugar del habitual, presentar a un equipo de héroes que incorpora nuevos nombres y permitiéndose alguna pulla irónica cargada de metalenguaje.

astro-city-02Así Kurt Busiek, guionista detrás de todo, no duda en hablar del tan habitual cambio de uniformes de los héroes de las viñetas que en ocasiones sirve de forma justificada a la trama, pero en otras es sencillamente un intento de llamada de interés al lector; o según dice uno de estos justicieros “¿Ojos nuevos y peinado nuevo? Pues toca traje nuevo”, a lo que un compañero de la Guardia de Honor responde que igual debía cambiar el suyo “para no ser menos”.

Por supuesto todo atiende a un hecho más complejo y es la historia previa de la segunda Colibrí, que ha ido pasando de tener poderes a (según parece) irse convirtiendo en un ser post humano. De nuevo una total referencia a lo que las majors han intentado hacer en muchas ocasiones, variando a tal o cual personaje que de pronto pasa a ser, no sé, una polilla gigante (y no miro a nadie).

No deja de lado la influencia que de un tiempo a esta parte ejercen la televisión y los videojuegos en los cómics, y viceversa, teniendo un peso cada vez mayor como ha dejado claro la omnipresencia de Marvel Studios presentando en cine ideas que posteriormente alteraban a las viñetas.

Aunque quizá, al menos para el que esto suscribe, es la trama centrada en Starfigther que a su vez es una representación de héroes más adultos y oscuros que comenzaron a aparecer en los setenta y ochenta, pero que en este caso se centra en el cambio de un hombre por su propia vida, el paso de los años y la aceptación que ahora es el momento de otras aventuras.

Trajes, historias, villanos que se redimen, héroes que se vuelven villanos, mutaciones, reseteos…

Al final el cambio es cambio y como bien demuestra este Astrocity, se puede cambiar para que nada cambie, y se puede hacer bien.