Inicio Cómics DC Comics: Green Lantern N1. Es hora de desempolvar la placa, hay...

DC Comics: Green Lantern N1. Es hora de desempolvar la placa, hay un caso por resolver

Hal Jordan vuelve a tener el control en la nueva serie de Grant Morrison y Liam Sharp. El mejor de los Green Lantern comienza nueva andadura con un tono más policíaco, pero sin olvidar la aventura cósmica. Con nueva estética en su serie, ¡el aviador vuelve a volar en solitario!

El universo es enorme, y los Corps mantienen el orden por medio de sus agentes. Los elegidos son seres de grandes capacidades y valor, pero uno destaca, el primer humano que portó el anillo, Hal Jordan. Tras un periodo indefinido de descanso obligatorio, el agente es requerido para un caso delicado, lo que no suele ser su especialidad. Un traidor se esconde entre las filas de la corporación, las pistas indican una dirección, y la investigación solo puede llevarla a cabo alguien que no esté implicado en el caso, Jordan es el investigador al cargo, y suele ser demasiado impaciente.

MORRISON, UN “VERDUGO” DE HÉROES

Grant Morrison aterriza en una de las series emblemáticas de DC Cómics. Y como ya hiciera con Batman y Superman, busca lo básico y construye desde ahí, en el caso de Green Lantern, son policías galácticos, pues empecemos a investigar un caso a la vieja usanza. El escocés arranca con una detención y un asesinato, un artefacto robado y una mente criminal en la sombra. Pero ese no es el caso de Jordan, al menos directamente, alguien está trabajando contra la Corporación, desde dentro, y los Guardianes necesitan que el ex piloto lo investigue. Dos tramas y muchos detalles, el guionista no espera a nadie y ya pretende meter en faena a Jordan, y al lector. Porque hay mucho en solo un número, y eso produce adicción, porque ahora queremos saber más.

Leer
MARVEL | Thanos: Epifanía: Un héroe improvisado y universal

Si el cebo de Morrison no fuera suficiente, al timón del arte nos encontramos un dibujante en estado de gracia. Liam Sharp está en un gran momento, su imaginación y capacidad e pasmar cualquier cosa en el papel lo convierte en una opción atrayente en un cómic donde destacan los escenarios irreales y alienígenas. Con su estilo deformante y oscuro, dobla las leyes físicas para plantear anatomías y espacios anormales, un mundo galáctico diferente de lo que hemos visto, más oscuro y a veces aterrador, pero sobre todo imaginativo y extravagante.

DC Comics: Green Lantern N1. Es hora de desempolvar la placa, hay un caso por resolver

VOLVER A LO BÁSICO PERO CAMBIAR TODO

Muchos dudan de que sea el dibujante ideal para una historia en la que la ciencia ficción tienen mucho peso. Ven a Sharp más predispuesto a al fantasía o el terror, pero quizás esa sea la mejor razón para su elección, el space opera tiene tanto de fantasía como de ciencia, así que los derroches de imaginación del escoces puede ser lo que más necesita Green Lantern. Lo que si que hay que admitir, es que la biotecnología que plantea en el primer número es todavía primitiva, y que le falta más metal en sus ambientes, demasiado vivos todavía. Demasiada carne y poca tecnología. Pero con los números, veremos si mejora en es faceta, cosa en la que el que suscribe confía mucho.

Leer
The Batman contará con 6 villanos clásicos de DC Comics

Una nueva era para el policía esmeralda que viene respaldada por dos autores de peso, y sobre todo por la capacidad e reinvención de su guionista. Morrison deconstruye a sus personajes antes de ponerse a trabajar en ellos, los investiga al dedillo, y eso le facilita crear historias que van desde lo más profundo del personaje. Veremos muchas cosas especiales de Jordan, de los Corps, y del universo cósmico de DC en Green Lantern, un nuevo comienzo lleno de sorpresas, es algo que la presenciá de estos escoceses asegura.

Reseña Panorama
DC Comics. Reseña de Green Lantern N1 - ECC Ediciones
Artículo anteriorEl director de El Rey León promete muchas sorpresas para los espectadores
Artículo siguienteVengadores: Endgame triplica a cualquier otra película en China
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.