Inicio Cine Crónica del 49 Festival de Sitges: la experiencia dual del fantástico

Crónica del 49 Festival de Sitges: la experiencia dual del fantástico

766

El fantástico, término que de acuerdo a la amplitud conceptual que rige el Festival de Sitges aglutina una diversidad genérica, temática y formal, posee elementos que a priori suscitan el interés del aficionado. El desarrollo de la historia, sus detalles y valor dentro de su contexto determinan después si la película mantiene el atractivo de la premisa o lo ha perdido, dualidad presente en la experiencia cinéfila vinculada a la cita de la ciudad barcelonesa, imprescindible por el placer inherente al perfil de las obras exhibidas, no así por sus enquistados defectos organizativos. El 49 Festival de Sitges, dedicado al simbólico 50 aniversario del universo ‘Star Trek’, confirmó, según los casos, las virtudes y vicios del cine que tanto amamos.

‘Swiss Army Man’, delirio imaginativo y con discurso en el 49 Festival de Sitges.

El hecho de que la programación sea inabarcable por definición (uno de los rasgos más reconocibles de este ritual cinematográfico) tuvo su reflejo en que la sección oficial a concurso estuviera integrada por 30 filmes. El jurado determinó que el mejor fue ‘Swiss Army Man’, sorprendente por su imaginativo delirio y por el discurso en torno a la amistad, la vida y los miedos que articula desde su propia hilaridad argumental. La obra trasciende la condición de broma de la que parte el relato, centrado en el vínculo entre un náufrago desesperado (Paul Dano) y un muerto flatulento (Daniel Radcliffe, premiado por su interpretación) que le sirve de ayuda y navaja suiza (de ahí el título).

Autopsias, doncellas y modelos en otros títulos destacados

Fotograma de 'La autopsia de Jane Doe', premiada en el 49 Festival de Sitges
Fotograma de ‘La autopsia de Jane Doe’, premiada en el 49 Festival de Sitges

La inquietante y notable ‘La autopsia de Jane Doe’ obtuvo el reconocimiento especial del jurado, en lo que sin duda influyó la fuerza de su atmósfera y la habilidad del director André Ovredal (‘Trollhunter’) para aplicar elementos clásicos del terror a partir de una estimulante dinámica procedimental referente al estudio del extraño cadáver que motiva los hechos.

El gran premio del público recayó en ‘The handmaiden’ (en España se titulará ‘La doncella’), poderosa por la dirección de Park Chan-wook (autor de la trilogía de la venganza y de ‘Stoker’), quien brilla por la composición escénica y por cómo transforma una historia de engaños y amor, de manera que cada uno de los tres capítulos en los que se divide transmite distintas emociones.

Aunque su presencia en el palmarés se limitó a la distinción del jurado de la crítica, ‘The Neon Demon’ también cautivó en el 49 Festival de Sitges. Nicolas Winding Refn vuelve a apoyarse en el fascinante estilo visual que determina sus narraciones y adentra al espectador en el mundo de la moda con objeto de incidir en la turbia fascinación que ejerce la belleza, representada en el rostro de Elle Fanning. Tanto el fondo de la historia como el ámbito retratado no revisten novedad, si bien los conceptos cinematográficos del director danés otorgan a la obra una dimensión especial. Se hablará mucho (y para bien) de las formas que envuelven su contundente resolución.

Merece la pena destacar ‘Proyecto Lázaro’, en la que Mateo Gil reflexiona sobre las implicaciones de la muerte, un componente existencial que cobra mayor importancia que su contexto futurista, matiz por el que la obra puede calar hondo. A juicio de quien esto escribe fue la mejor película en competición. Asimismo, cabe citar dos propuestas con potencial de convertirse en piezas de culto: el juguetón ‘thriller’ ‘Safe Neighborhood’ (su disfrute exige saber lo mínimo de la trama) y ‘The Love Witch’, que atrae por su estética y el discurso feminista.

El fiasco de la bruja de Blair

Fotograma de 'Blair Witch', de Adam Wingard
Fotograma de ‘Blair Witch’, de Adam Wingard

Había expectación por la incursión de Adam Wingard en el ‘found footage’. Sin embargo, su secuela de ‘El proyecto de la bruja de Blair’ constituyó la gran decepción del 49 Festival de Sitges. ‘Blair Witch’ aplica la esencia estilística del subgénero y a partir de su formulación debía ofrecer novedad y ampliar la iconografía de la saga, pero en lugar de eso se limita a la aburrida repetición. Se da la paradoja de que la esperada continuación certifica la defunción creativa de la temática que ‘canonizó’ la película original.

Sin alcanzar el calificativo de fiasco, la danesa ‘Shelley’ alude mediante un tono soporífero a la dualidad que puede surgir en la maternidad. A un nivel bastante más bajo, y ya fuera de la sección oficial, hay que apuntar el despropósito de ‘Ballad in blood’, el bodrio que presentó el italiano Ruggero Deodato (‘Holocausto caníbal’).

La temática zombi mantiene su capacidad de sorpresa

Fotograma de la surcoreana 'Train to Busan'
Fotograma de la surcoreana ‘Train to Busan’

‘Train to Busan’ (premio a la dirección para Yeong Sang-ho) y ‘Melanie. The girl with all the gifts’ (la niña Sennia Nanua fue considerada la mejor actriz) demostraron, cada una en su estilo, que la temática zombi mantiene intacta su capacidad de sorprender. La enérgica obra surcoreana promueve la pura evasión y la propuesta británica aporta novedad a la figura de los infectados con el matiz de que la protagonista es una menor.

Lo extremo vino de México

La interesante y descarnada ‘Grave’ (aquí se titulará ‘Crudo’) llegaba precedida de los desmayos que había causado en Toronto, si bien la experiencia extrema del 49 Festival de Sitges se concentró en la inclasificable e inenarrable alegoría del mexicano Emiliano Rocha Minter. ‘Tenemos la carne’ motivó numerosas deserciones en la sala por la explicitud sexual que define su extraña atmósfera. Incesto, necrofilia, sangre menstrual y otros fluidos envuelven un relato que, ante la dificultad de comprenderlo, invita a detenerse en sus enfermizos elementos.

Enrique Abenia
Redactor jefe de Cinemascomics. Natural de Zaragoza y licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra, atesora años de experiencia en la prensa escrita. Su cinefilia le ha llevado a especializarse en temas relacionados con ella: críticas, artículos, entrevistas a directores e intérpretes, cobertura de festivales (Sitges, San Sebastián y Málaga).Colabora en ‘Heraldo de Aragón’ como crítico de cine y realiza entrevistas a profesionales del audiovisual aragonés en el diario digital ‘Ocio Urbano Zaragoza’. Miembro del equipo del podcast ‘Chiflados por el cine’, puedes encontrarle en Twitter o en su blog personal http://benditacinefilia.wordpress.com