fbpx Crítitca a Adiós: Un reparto llamativo que se hunde por el mediocre guion
Críticas de cine

Crítica a Adiós: un reparto llamativo que se hunde por el mediocre guion haciendo referencia a su título

Por culpa del guión de la película Adiós, no se puede disfrutar de un gran reparto lleno de estrellas del cine español.

Juan es un convicto que comienza a disfrutar de su libertad los fines de semana tras pasar años en la cárcel. Después de la muerte accidental de su hija pequeña, acudirá a su familia apodada Los Santos para aclarar lo sucedido y ejercer su propia justicia. En su camino se encontrará con Eli, la policía a cargo de la investigación y ambos destaparán una red de secretos que transitan a lo largo de la delgada y difusa línea que es la justicia.

Paco Cabezas regresa de su estancia en Los Ángeles tras su labor como director y guionista al frente de diferentes series como American Gods. En este caso, nos ofrece un completo thriller de poco menos de dos horas en el que no hay nada que no hayamos visto a día de hoy. Sobrevive gracias al colosal ritmo que no deja respirar al espectador junto con algunas maravillosas pausas dramáticas que llenan la primera parte.

A pesar de contar con grandes actores es de asombrar la gran interpretación que alcanza el film. Todo el elenco incluidos los secundarios, consiguen transformarse en el propio personaje para alcanzar su máxima riqueza. Cabe destacar a Ruth Díaz, a Mona Martínez y, a Mario Casas que poco a poco se desprende de los básicos papeles a los que nos tiene acostumbrados.

Crítica a Adiós

Un guion que intenta explicar mucho y contar poco

Al realizar un guion que abarque las máximas tramas posibles, gran parte de ellas terminan de manera simple y sin profundizar en su argumento. Asimismo su desarrollo resulta chocante, confuso y frenético; por el contrario el escenario en el que se narra la historia es el idóneo. Sevilla está repleta de iconografía religiosa y de  imágenes que reflejan el sufrimiento, como el de sus protagonistas. Las calles de Las Tres Mil Viviendas expresan todo lo que el escaso diálogo no consigue.

Adiós pasa por el público sin cautivar como un film mediocre que parece que haga referencia a su título. Aunque el elenco haya puesto toda la carne en el asador, el guion se superpone para dejarnos con una gran sensación de desidia. La iluminación de algunas localizaciones es demasiado oscura y superficial pero la gran entrega de su director lo supera y arrasa con unas calles que cobran vida. Puede que Adiós no sea el mejor thriller, ni la mejor película pero sólo por el magnánimo reparto hace que merezca la pena seguir este camino de curvas por la ciudad Sevilla.