Inicio Cine Crítica The possession (el origen del mal): Nueva vuelta de tuerca a...

Crítica The possession (el origen del mal): Nueva vuelta de tuerca a las posesiones.

1530

El próximo viernes 7 de septiembre se estrena en los cines españoles la última película estadounidense de terror basada en posesiones y exorcismos, ‘THE POSSESSION (El origen del mal)‘.

En esta ocasión el director es Ole Bornedal, danés cuyo único trabajo anterior en Hollywood fue La sombra de la noche, en 1997, con Ewan McGregor y Nick Nolte.

Fotograma de The possession el origen del mal

En esta ocasión, se inspira en una historia basada en hechos reales (de la historia, diferenciar cuáles son los reales y cuáles los inventados es fácil, puesto que la inspiración empieza nada más encontrar la caja…)

La historia se centra en una misteriosa caja que habla a una señora mayor, la cual al querer deshacerse de ella sufre un horrible accidente. Su hijo pone en venta la mayoría de sus bienes para pagar las facturas, y entre ellas está la Caja. Una niña de padres divorciados la encuentra y se la lleva a casa, empezando a oír ella las voces y actuar de forma extraña.

El padre, sospechando que la caja está relacionada con la extraña actitud de su hija, visita a un rabino que le dice que la Caja contiene un espíritu demoníaco que consumirá a su hija a menos que consigan devolverlo a la caja mediante un exorcismo.

Con este argumento comienza una vuelta de tuerca más sobre el tema de las posesiones y exorcismos, claramente influenciada por el exorcista, pero cambiando a El Demonio por un demonio judío que posee almas puras.

El matrimonio divorciado lo componen Jeffrey Dean Morgan (The watchmen) y Kyra Sedgwick (The closer), teniendo dos hijas. La menor es la que será poseída, creyendo al principio que su comportamiento se debe al divorcio y debe ir al psicólogo (los americanos lo arreglan todo con mandar a sus hijos al psicólogo en vez de hablar ellos mismos con sus hijos).

The possession con Jeffrey Dean Morgan y Kyra Sedgwick

La película no aporta nada nuevo ni bueno; manteniendo, al menos, mejor la tensión que otras cintas del género, así como evitando asustar a golpe de muertes y sangre, donde se decanta más por la oscuridad. Las películas de terror cometen todas el mismo error, puesto que da más miedo lo que uno se imagina que lo que realmente ve. Las películas de terror son demasiado explícitas, evitando que uno mismo alimente su propio miedo con lo que desconoce. En esta ocasión, el director intenta limar un poco ese error, consiguiéndolo a medias; de esta forma, no se ve quién la posee y qué hace en la mayoría de las ocasiones.

La película adolece de demasiados errores e incoherencias como para salvarse de la quema, teniendo errores de montaje y de reparto, así como una historia demasiado floja y estirada, con un final tan previsible y trillado que se palpa a kilómetros.

Si algo se salva de la película es la niña poseída, Emily, interpretada por Natasha Calis, actriz con poco recorrido aún, pero con mucho futuro por delante. Más allá del maquillaje y efectos especiales, consigue transmitir miedo e inquietud en cada una de sus escenas como poseída.

También cabe destacar la labor realizada por el joven rabino que ejerce de exorcista, Tzadok, interpretado por un desconocido Matisyahu, donde su papel es breve pero fundamental.

En resumen, nos encontramos ante la enésima película de posesiones, esta vez con demonio judío; la cual, aunque intenta diferenciarse del resto y no cometer los mismos errores, acaba cayendo irremediablemente en los tópicos del género. Puede que a algunos les dé miedo, a mí me dejó indiferente (salvo algún que otro susto sin grito).

Lo peor: Demasiadas cosas como para enumerarlas todas; pero, por remarcar algo, me quedo con el montaje y la historia en sí, demasiado previsible.

Lo mejor: La interpretación de la niña poseída y el rabino exorcista.

Reseña Panorama
Crítica de 'The Possession' (El origen del mal)
Edu16k
"Eduardo Quintana: Licenciado en Derecho que demasiado tarde descubrió que se había equivocado de carrera, se dedica a devorar todo tipo de cine, desde el de culto al tan pésimo que consigue dar la vuelta (como la reciente "Sharknado").No concibe un día sin haber visto al menos una película o capítulo de una serie de TV, junto a una cachimba. Adora los videojuegos y los cómics, y cualquier libro que caiga en sus manos será irremediablemente leído.Fan de los blockbusters, "Juego de tronos", "Friends", "The Big Bang Theory", "Los Simpson", etc.También colabora como redactor y Twitter Manager en Cineralia y, cuando le dejan, en De fan a fan."