Críticas de cinePelículas Marvel

Crítica Black Panther: Wakanda Forever

Black Panther: Wakanda Forever es un sentido y lacrimógeno homenaje al legado de Chadwick Boseman y Black Panther que cierra con un broche de oro perfecto la Fase 4 de Marvel Studios

El duelo. Wakanda. Ramonda. Shuri. Namor. Ironheart. Nakia. Las Dora Milaje. Talocán. El adiós a Chadwick Boseman. El final de la Nueva y Diferente Marvel Studios. De verdad es imposible no derramar una lágrima con Black Panther: Wakanda Forever. Una de las películas más emotivas de Marvel Studios, sin duda alguna.

Marvel Studios se enfrentaba a un desafío como al que nunca se había enfrentado antes. Y es que desgraciadamente. Chadwick Boseman. El protagonista de la franquicia y Black Panther. Falleció prematuramente en 2020 a causa de un cáncer. Lo que sin duda hizo cambiar los grandes planes que tenía Marvel Studios para y con Black Panther en el futuro.

Una amarga noticia que sin duda hizo peligrar la producción de la secuela de una de las películas más exitosas ya no solo de Marvel sino de Hollywood en general. Pero a pesar de todo, Marvel Studios y el equipo de producción de la primera Black Panther quisieron darlo todo con la secuela y rendirle un póstumo homenaje a Chadwick Boseman.

Un sentido tributo a Chadwick Boseman

Ryan Coogler, director de Black Panther junto a Chadwick Boseman
Ryan Coogler, director de Black Panther junto a Chadwick Boseman (imagen de cordonpress)

Y es así como empieza Black Panther: Wakanda Forever. Con la muerte del Rey de Wakanda. T’Challa. Y como Shuri y sus más allegados tendrán que hacer frente al adiós del soberano de Wakanda. Convirtiéndose el filme en una elegía a Black Panther. Literal. El duelo es lo que articula el arco narrativo con el que juega toda la película. Con las protagonistas pasando las diferentes fases del duelo para afrontar la pérdida de T’Challa. La negación. La ira. La negociación. La Depresión. La aceptación.

Black Panther: Wakanda Forever sigue la línea trazada de la primera entrega para ofrecernos una película solemne sin grandes excentricidades ya que sabe cuál es el verdadero corazón de la cinta. Una película que va directa al alma. Muy emotiva. Y sabe tocar la fibra. Puro drama. Y es que el corazón de la película es Chadwick Boseman. T’Challa. Black Panther.

Pese a su ausencia la sombra de la Pantera Negra es muy larga y se deja sentir. Black Panther: Wakanda Forever es una historia de superación que logra arrancarte el corazón de la mejor forma.

Ryan Coogler vuelve a ponerse detrás de las cámaras para ofrecernos una película densa, que juega con las emociones, con la música o ausencia de ella, con los personajes para afrontar el duelo por la pérdida, construyendo un relato que seguro marcará un antes y un después en el cine de superhéroes. La historia despliega un nivel visual a la altura de su predecesora e incluso la mejora en ocasiones.

Una película seria

Black Panther: Wakanda Forever apenas tiene momentos para oxigenar el metraje. O sea no esperéis chistes ni alivios cómicos de humor. Porque ante todo quieren tomarse en serio. En contraposición a otras producciones de la compañía que han abordado el tema de la pérdida desde otra perspectiva.

Pero en Black Panther: Wakanda Forever saben las notas que están tocando para que la partitura juegue a su favor. Las escenas de acción de la cinta están muy bien paridas. Aunque también hay que avisar que no hay demasiadas.

Ya os digo que uno de los puntos negros de la película es su ritmo. Y es que creo que a Black Panther: Wakanda Forever no le sienta bien durar tanto. Hay tramos en los que la cinta cae en un valle argumental que puede acabar desquiciando a más de uno. Entre los que me incluyo yo. Pero pere a su ritmo en algunos momentos.

La película trabaja con los mejores pilares con los que cuenta. Los grandes vertebradores de este espectáculo cinematográfico. Sus personajes. Y es que Black Panther: Wakanda Forever trabaja con el poso de todos los personajes y hace verdaderos milagros. Jugando con los arcos narrativos de todos ellos enconándolos hasta su catarsis final. Sin spoilers.

El reparto es uno de los grandes puntos fuertes del film. Destacando a Angela Bassett como Ramonda. Reina de Wakanda. De lo mejorcito. Letitia Wright como Shuri tiene un arco muy intenso y mola lo que hacen con ella. Es ella la gran protagonista de Black Panther: Wakanda Forever. Y aunque no me guste la actriz el personaje de Shuri es de lo mejor que hay en Marvel Studios. Okoye y las Dora Milaje siguen teniendo peso y momentazos para el recuerdo. Las Dora Milaje están pidiendo a gritos su propia serie en Disney+. Al igual que Nakia. Y M’Baku. El agente Ross regresa con alguna que otra sorpresa.

Y con respecto a los nuevos añadidos…

ironheart black panther 2

Ironheart se convierte en el mcguffin nada descarado de la película. Y creo que es de lo peor de la película. No me malinterpretéis. Mola mucho Riri Williams. La actriz lo hace de lujo. Y tiene escenas que rentan. Pero no deja de ser un elemento que no juega un papel relevante dentro de la película en sí misma y se siente como un complemento. Un prólogo a lo que veremos en Ironheart. La serie de Marvel Studios que veremos en Disney +. Y es por eso que no llega a calar del todo, porque rascan solo la superficie.

Sin embargo. Namor. Se roba la película. Tenoch Huerta se come Black Panther: Wakanda Forever. Presentando al Rey de Talocán con una fuerza digna de su versión de las viñetas. Y aunque su génesis difiere por completo de los cómics. Encaja a la perfección con la mitología establecida con Wakanda y más allá. Namor sin duda alguna es de lo mejor de la película. Sus escenas son vibrantes. Aunque Namora y Attuma están como secundarios. Namor brilla con luz propia. Y mola que hayan unido sus orígenes con las culturas mesoamericanas. Ya que se contrapone con Wakanda. Namor no es un héroe ni un villano. Es un antihéroe. Y me encanta la forma en la que al final tiene que enfrentarse contra Wakanda.

Los personajes de Black Panther: Wakanda Forever son los que llevan todo el peso del relato que nos presentan y es, en los arcos de todos ellos los que vemos el peso que sigue teniendo T’Challa.

Presentación de la nueva Black Panther

Son sus diálogos, sus silencios, los que hacen que la película fluya hasta la catarsis del final donde el legado de Black Panther vuelve a estar más presente que nunca cuando reaparece Black Panther. O mejor dicho. La nueva y diferente Black Panther.

Momento que van construyendo con mimo y cuidado ya que lo que hacen con Shuri en la película es una rediseño del personaje para darle todo el peso de una forma muy solemne.

Black Panther: Wakanda Forever es una película dedicada a Chadwick Boseman y a su legado como Black Panther. Un rara avis que nos permite ver otro punto del Universo Cinematográfico de Marvel que sorprenderá a muchos y para bien.

El nivel de producción sigue estando al máximo nivel. La música de Ludwig Goranson es bellísima. Black Panther: Wakanda Forever es una película que va directa al alma. Una elegía a T’Challa. Un adiós a Chadwick Boseman. Ya sabéis. La muerte no es el fin sino un punto de partida. Y Black Panther: Wakanda Forever es el punto de partida para una nueva historia que se presenta más que apasionante.

Black Panther: Wakanda Forever cierra con un broche de oro perfecto la Fase 4 de Marvel Studios. Siguiendo la estela del legado y el pasado perdido. Para ofrecernos una de las mejores películas de la nueva y diferente Marvel Studios. Un sentido homenaje a Chadwick Boseman quien por siempre jamás será nuestro Black Panther. ¡Chadwick Boseman por siempre!

¡No os perdáis la escena post-créditos!

Noticias relacionadas

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Marvel anuncia una versión de Black Panther 2… ¡De 5 horas de duración!

David Lorao

La Autoridad de Variación de Tiempo tendrá un importante papel en Deadpool 3

Marvel revela las dos condiciones para fichar a un director

David Lorao