Inicio Cine Bandas sonoras Crítica musical de ‘Kingsman. Servicio secreto’: un simple apoyo

Crítica musical de ‘Kingsman. Servicio secreto’: un simple apoyo

Compartir

La magnifica película Kingsman tiene una banda sonora que le acompaña a la perfecciona.

Kingsman tiene Variada partitura de Henry Jackman y Matthew Margeson, interesante en muchos de sus fragmentos y estática en otros y que bebe de numerosas referencias cinematográficas de distinto estilo, desde la acción familiar hasta (¿cómo no?) guiños musicales al conocido James Bond. El agente 007, en palabras del autor del cómic original en el que se basa la película (Mark Millar), junto con ‘My fair lady’ habrían sido la mezcla perfecta de la cual hacer brotar la historia original.

Colin Firth y Taron Egerton Kingsman

 

No resulta fácil desprenderse de la sombra de Hans Zimmer. Jackman, nacido en el Reino Unido, ha mantenido durante los últimos años una larga y productiva dedicación a la música de cine con colaboraciones en segundos planos de la partitura, bien como arreglista o desempeñando funciones de colaborador en parte de la música tratada. Sus trabajos con el conocido y gran compositor alemán (‘El código da Vinci’, ‘El caballero oscuro’, ‘Piratas del Caribe’…) le han supuesto el espaldarazo final para componer en solitario, cosa que ya han probado muchos otros, pocos con éxito y la mayoría con fracaso trivial y esperado. El artista europeo es demasiado grande y su estilo e influencias son insalvables (menos para los verdaderos genios, como es el caso de John Powell). Jackman se encuentra más cerca de los errores que de los éxitos, aunque en verdad aún está por definir. Buenas partituras y trabajos y este que ahora tratamos, ‘Kingsman. Servicio secreto’, con presencia en el filme, sin duda.

Dos puntos fuertes a destacar: el uso de los graves y los elementos (pocos) claramente sintetizados. Ambos son usados como base del resto de opciones, más comerciales y melódicas, en momentos sencillos pero, no obstante, con bastante buena intención. Toman presencia importante en secuencias de acción media, previamente apoyadas por la partitura en una intención que nunca llega a ser narrativa pero que, sin duda, llega a adquirir disposición importante para terminar la aventura en primer plano, ahora ya sí, contándonos con firmeza (aunque sin demasiados riesgos) lo que vemos en pantalla. Un final exuberante y un carácter global bien formado. Pese a todo, y como suele ocurrir en producciones de este tipo, las exigencias más comerciales del argumento y de las secuencias obligan al compositor a ocultar dichos planos en favor de los principales, repletos de vientos y cuerdas agudas marcando las melodías directas que los espectadores pronto identificarán. Cualquier cinéfilo no realmente seguidor de la música para imagen y que agudizara la escucha podría desglosar todos estos niveles compositivos y descubrir pequeños “secretos” musicales verdaderamente importantes.

Concluyendo, nos encontramos ante una partitura seria y correcta, en su mayor parte descriptiva pero que ofrece una base musical con personalidad a la aventura. Lo mejor: el inicio y el final de la historia, ambos potentísimos. Buen trabajo.

Escúchala si…: te gusta la música melódica fácil de escuchar.

No la escuches si…: conoces otros trabajos del autor. Nada nuevo.

Otras obras recomendables del autor: ‘Capitán Phillips’, ’X-Men: primera generación’.

Puntuación Kingsman: 6.5