fbpx Crítica a Monster Hunter: comienza la cacería - Cinemascomics.com
Críticas de cine

Crítica a Monster Hunter: comienza la cacería

critica-monster-hunter

Monster Hunter es la última cinta de acción y fantasía del director Paul W.S. Anderson. La película adapta el famoso videojuego homónimo de Capcom y cuenta en su reparto con Milla Jovovich, Tony Jaa y Ron Perlman entre otros.

Muchos fans del videojuego esperaban Monster Hunter con cierto escepticismo, pues recordemos que para muchos la película de Mortal Kombat (1995) y las de Resident Evil que fueron realizadas por este mismo director fueron un auténtico desastre. ¿Es Monster Hunter la excepción que rompe la regla? ¿Ha hecho por fin Paul W.S. Anderson por fin una buena adaptación de un videojuego? ¡Hablemos de ello!

A la hora de ver Monster Hunter intenté dejar de lado los prejuicios y disfrutar de una producción entretenida que, claramente, tampoco pretendía ser El Padrino. Conociendo los trabajos previos de Paul W.S. Anderson tampoco esperaba una obra fidedigna al videojuego, ni mucho menos un guion con personajes profundos y diálogos memorables. Simplemente quería dejarme llevar durante una hora y cuarenta minutos y pasármelo en grande con las escenas de acción.

La película aspira a ser un blockbuster palomitero más sin mayor pretensión que la de hacerte pasar un buen rato, y en algunos momentos lo logra.

Hablemos de los personajes de Monster Hunter

Desde el primer momento en Monster Hunter se nos presenta a nuestros héroes: un grupo de soldados del ejército americano que queda atrapado en un mundo lleno de monstruos. Al mostrarlos por primera vez hacen que creamos que todos ellos tienen un trasfondo detrás: una familia, un lugar al que regresar después de la misión… Pero esto queda en nada pasados unos minutos. Echan por tierra esa supuesta profundidad que tenían todos ellos (incluida su protagonista) para dar paso a escenas de acción tan frenéticas que hacen que nos olvidemos de una difusa trama principal.

Milla Jovovich está bastante bien en estas escenas de acción. También su director, quien ha demostrado que es en este campo en donde mejor se desenvuelve. Sin embargo, una vez que los momentos más trepidantes cesan para dar paso a escenas más calmadas toda la magia inicial se pierde por completo. Los diálogos son sorprendentemente absurdos, y los anticuados gags sobre diferencias culturales se vuelven bastante cansinos.

Un segundo acto que cae en picado

Si bien es cierto que la primera parte de Monster Hunter se me antojó bastante efectiva e incluso divertida, lo cierto es que a mitad del film (curiosamente cuando más intenta parecerse a los videojuegos) la obra se derrumba. Hay nuevos personajes que cargan con un diseño de vestuario que sobrepasan lo ridículo, llegando (en el caso de Ron Perlman) a parecer un cosplay barato de la Comic-con. Respecto a los otros nuevos integrantes del grupo ninguno de ellos aporta nada de valor a la historia. Prácticamente el peso de todo el film podría ser cargado por los personajes de Milla Jovovich y Tony Jaa. El resto no son más que mero atrezzo que parece haber sido comprado en un gran almacén chino.

En mi caso ya estaba algo cansado de tanta acción cuando llegamos a mitad de la película. Cuando esto ocurre esperaba un momento de reflexión en el que se indagase un poco más en el mundo que se nos presenta y en sus personajes, pero no tardan demasiado en darnos una segunda y tercera ronda de saltos y volteretas a cada cual mas absurda. Y sí, hay momentos que pretenden ser épicos, pero cuando sus protagonistas no nos importan demasiado estos pierden, en mi opinión, toda su efectividad.

No me cabe la menor duda de que Monster Hunter funcionaría a la perfección en el mercado chino (en cuyas salas parece ser que la han retirado). Sin embargo en occidente creo que es un blockbuster más que no nos impacta, no agrada a los fans del videojuego y, ya en su segunda mitad, ni siquiera entretiene.