Inicio Cine Crítica de En la mente del asesino, demasiado simple y previsible

Crítica de En la mente del asesino, demasiado simple y previsible

Compartir

Crítica de la película de cine En la mente del asesino.

Nuestros amigos de Sensacine.com nos han invitado al preestreno de la película “La mente del asesino”, al que ha asistido nuestro corresponsal en Madrid, Gustavo Martín. La película del genero acción / suspense, ha sido dirigida por Rob Cohen (A todo gas, y La amenaza invisible. Stealth) y escrita por Marc Moss y Kerry Williamson. Cuenta en el reparto con los actores Matthew Fox (Perdidos, En el punto de mira), Tyler Perry (Madea Christmas), Rachel Nichols (Conan el Bárbaro, Mentes criminales), y Edward Burns (El sequito, Llamada perdida). Ha sido producida por QED International.

La historia está basada en la saga de novelas dedicadas al detective Alex Cross escritas por James Patterson, que cuenta ya con 2 películas anteriores protagonizadas por Morgan Freeman tituladas “El Coleccionista de Amantes” y “La Hora de la Araña”.

Alex Cross investiga el asesinato de una mujer, que parece haberse cometido por un asesino profesional, cuyo objetivo principal es un magnate multimillonario. Alex y sus 2 compañeros logran interponerse entre el implacable asesino y su siguiente víctima, por lo que este frustrado, busca venganza contra ellos. A partir de entonces se inicia una persecución en ambos sentidos en el que Alex con sus conocimientos de psicología intenta anticiparse al asesino.

Aunque se esperaba mucho de esta película el guión es demasiado simple y previsible. Parece como si el argumento se hubiera sacado de un molde de películas del estilo, en el que 2 policías intentan atrapar a un asesino inteligente y despiadado. Destaca la actuación de Matthew Fox, resultando difícil reconocerle interpretando a un psicópata asesino supermusculado y con dotes e inteligencia casi sobre humanas. Este personaje se adaptaría mejor como villano de una película de superhéroes de Marvel, pero no mucho en una película policíaca de suspense. La película es ideal para verla en la tele un sábado en la sobremesa, pero no para pagar por ella en un cine, y más con lo caro que sale ya una entrada de cine.

Le damos de nota un 5 sobre 10.


Compartir

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.