Inicio Cine Crítica de ‘La Habitación’: Un emotivo viaje de la oscuridad hacia la...

Crítica de ‘La Habitación’: Un emotivo viaje de la oscuridad hacia la luz

2135

La entrañable adaptación de la novela escrita por la irlandesa Emma Donoghue, Room (La habitación)

La cinta narra la historia de Jack, un niño que vive con su madre en una pequeña habitación y sin conocer nada más. Para él, el exterior es el espacio, los animales y las demás personas no existen o viven dentro de la televisión. Joy, que lleva siete años secuestrada, hace todo lo posible por hacerle la vida más llevadera a su pequeño mientras que la única forma de abastecerse del exterior para poder sobrevivir, es a través de su secuestrador.

crítica de la habitación (Room)

Cuando Jack cumple cinco años, su madre decide que está preparado para contarle la verdad sobre el lugar en el que viven y el mundo exterior que tanto desconoce.

La película nos sitúa desde el primer momento en una pequeña habitación algo claustrofóbica. Vemos a Jack saludando a sus muebles, su armario donde duerme, su lavabo, la bañera y sobre todo, la televisión. Para él es una forma de diversión, ya que lo que ve le parece pura fantasía.

Jack no conoce nada más que este cuarto. Sin embargo, llegará un punto en que su madre planea escapar de allí. Será entonces cuando ambos se enfrentarán a un mundo desconocido para el pequeño.

Brie Larson da vida a Joy, dejándonos una magnífica actuación con la que ha sido nominada a los Oscars . Su papel, una mujer a la que vemos a través de los ojos de su hijo nos muestra como transforma la convivencia en la pequeña habitación como algo mágico para su hijo.

Por su parte, el personaje de Jack, interpretado por el joven actor Jacob Tremblay, nos da otra brillante actuación. Nos muestran a un niño de cinco años como cualquier otro. Es curioso, grita, corretea, chilla y a veces también se enfada. Algo que choca, ya que estamos acostumbrados al típico niño de las películas (inteligente, que sabe idear sus propios planes y cosas así). Esto lo vemos muy claro en el momento del escape, donde sentimos emociones muy tensas protagonizadas por “un niño de verdad”, por lo que el espectador no sabe si Jack tendrá éxito con el plan o no.
La historia se divide en dos línas, la primera parte se centra en la vida de los dos personajes dentro del cuarto mientras que la segunda nos muestra como son las consecuencias de ese tipo de vida. Para Joy retomar su vida después de vivir tantos años encerrada no es tan sencillo, sin embargo para Jack resulta más simple ya que tiene todo un mundo asombroso y desconocido por descubrir.

La película está basada en la novela del mismo nombre, escrita por Emma Donoghue y dirigida por Lenny Abrahamson, que ha sido nominado por dicha cinta en los Oscars como mejor director. Una bien merecida nominación ya que consigue una película emotiva que nos hace encariñarnos con los personajes, mostrándonos como una madre es capaz de todo por la felicidad de su hijo y a la vez consigue hacernos ver el mundo a través de los ojos de un niño de cinco años. Todo ello, mostrándonos lo que pareciera ser un film lleno de oscuridad transformado en un viaje hacia la luz de un mundo asombroso.