Inicio Cine Crítica de ‘EL HOBBIT: UN VIAJE INESPERADO’

Crítica de ‘EL HOBBIT: UN VIAJE INESPERADO’

398
El Hobbit
Poster de El Hobbit: un viaje inesperado

Llega a nuestros cines la primera entrega de la trilogía  de Peter Jackson, basada en la novela de J.R.R. Tolkien, “El hobbit”, precuela de la saga de “El señor de los anillos”.  La película del genero acción / fantasía, ha sido escrita por Fran Walsh, Philippa Boyens, Peter Jackson,  guionistas de “El señor de los anillos”, junto con Guillermo del Toro. Ha sido interpretada entre otros por Ian McKellen (Gandalf), Martin Freeman (Bilbo), Richard Armitage (Thorin) y Ken Stott (Balin).  La Música es de Howard Shore, el director de fotografía es Andrew Lesnie y las productoras son New Line Cinema, Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), WingNut Films y 3Foot7.

El dragón Smaug ha desbastado la tierra de los enanos, expulsándoles de su hogar y de su montaña, para apropiarse del gran tesoro amasado por el codicioso rey de los enanos. 60 años después de este suceso y 60 años antes de las aventuras vividas por Frodo bolsón, una compañía de 13 enanos junto con el mago Gandalf se dirige a la montaña solitaria con la intención de recuperar su antigua tierra, pero de camino paran para reclutar a un Hobbit que parece que puede serles útil, y este es nada más y nada menos que el que será en un futuro el tio de Frodo, Bilbo Bolsón. Desde ese momento se inicia un viaje lleno de aventuras en el que en un momento dado Bilbo se cruza con Gollum, un personaje misterioso que guarda celosamente un anillo mágico.

La película nos devuelve al mundo de la saga “El señor de los anillos”, con nuevos personajes y con  otros ya conocidos.  Los efectos especiales y la fotografía son inmejorables aunque puede parecer que se abusa demasiado de los efectos por ordenador. La música, compuesta por Howard Shore, sigue en la línea de la anterior trilogía, siendo de una gran calidad. A medida que transcurre la historia la acción va creciendo y subiendo de intensidad, lo que la hace muy entretenida, aunque en determinados instantes se abusa demasiado de la acción, y puede llegar a empacharnos tanto ver correr y tanta lucha, sobre todo por la larga duración de la película. No ocurre como en la anterior trilogía en que cada entrega tenía su inicio y final parcial, dentro de la historia principal. Podríamos decir después de salir del cine que estamos encantados de haberla visto pero con la sensación de que en realidad es una única película de 8 o 9 horas,  que han  hecho una pausa para que podamos hacer un descanso, para continuar otro día con la segunda y tercera parte de la historia.