Inicio Cine Crítica ‘El Atlas de las nubes’: Manual de cómo desperdiciar una buena...

Crítica ‘El Atlas de las nubes’: Manual de cómo desperdiciar una buena idea

1557
Tom Hanks junto a Halle Berry en CLOUD ATLAS
Tom Hanks junto a Halle Berry en CLOUD ATLAS

Este viernes se estrena en las carteleras españolas ‘El Atlas de las nubes’ último film de los hermanos Lana (antes Larry) y Andy Wachowski, directores de la saga ‘Matrix’ y de la inolvidable, a nuestro pesar, ‘Speed racer’ (2.008). De esta forma, vuelven después de cinco años, colaborando por primera vez en la dirección con Tom Tykwer (‘El perfume: Historia de un asesino’, 2.006).

La ambiciosa ‘El Atlas de las nubes’ había levantado una gran expectación, no sólo esperando ver si el público y los estudios volvían a confiar en los hermanos Wachowski, alabados por todo el mundo gracias a la primera de ‘Matrix’, y defenestrados por sus secuelas y la esperpéntica ‘Speed racer’. Pues bien, los estudios no confían en ellos aún, ya que la película la han financiado ellos mismos (con 100 millones de dólares de presupuesto), encargándose Warner sólo del derecho de distribución.

Claramente no ha merecido la pena gastarse tanto dinero. Y el asunto produce cierta rabia, puesto que la película no es que sea nefasta, sino que está mal ejecutada, tratándose de una buena idea y tener buenos efectos especiales. Tanto es así, que la historia no funciona bien como largometraje, donde su excesiva duración de 172 minutos no queda justificada por el argumento ofrecido. Ante esto, lo más correcto hubiera sido realizar una adaptación de alto presupuesto para televisión en forma de miniserie, debido a que aquí la duración no sólo no sería un óbice, sino un formidable incentivo para desarrollar aún más unos personajes e historias poco profundizadas.

Cloud-Atlas-Actors-Different-CharactersLa película narra seis historias diferentes, conectadas por detalles, a lo largo de varios siglos. Describe las vidas de distintos personajes en el pasado, presente y futuro, y cómo sus actos afectan a los que les rodean y a sus siguientes generaciones. Acercándose a los recursos usados por los ‘Monty Python’ de usar a los mismos actores principales para protagonizar en menor o mayor medida todas las historias, observamos cómo éstos aparecen en todas las historias, ya sea en algunas como la pieza principal en torno a la cual gira la historia, y en otras simples secundarios. Pero para ejecutar dicho objetivo, nos vemos obligados a contemplar estupefactos cómo se someten los actores a rocambolescas caracterizaciones, con unos maquillajes más cercanos a los vistos en ‘La hora chanante’ que a los esperados para tan arduo fin. Por tanto, algunas de las caracterizaciones son tan ridículas que impiden que el espectador consiga introducirse por completo en la historia.

Pero no toda la culpa la tiene el fallido maquillaje, sino que la cinta adolece de otros fallos también bastante evidentes. La película empieza bien, con fuerza, prometiendo un gran espectáculo y sentando las bases de las seis historias interconectadas. Pero contemplamos según avanza el denso metraje que dentro de toda esta gran parafernalia, ninguna historia consigue reunir la fuerza o interés necesario, suspendiendo la película tanto por separado en cada una de sus historias como en su conjunto.

Hay que destacar que las historias por separado no consiguen mantener el interés, acercándose a argumentos de películas de sobremesa, o más bien inspirándose en películas de temática semejante. Así, la historia ambientada en los años 70 y protagonizada por Halle Berry carece de todo interés, donde de forma insípida cuenta cómo una periodista intenta destapar un complot empresarial, siendo perseguida por un letal asesino (Hugo Weaving) contratado para no dejar cabos sueltos.

La historia más interesante es la ambientada en un hipotético y futurista Neo Seúl en 2144; donde una mujer diseñada artificialmente para servir, decide rebelarse contra el sistema que la ha creado y destruirlo. Aún con un buen comienzo, acaba desinflándose a cada minuto transcurrido, debiendo contemplar horrorizados la forma en que maquillan a los actores occidentales para hacerlos pasar por orientales (Keith David incluido).

También tiene cierto interés la historia ambientada en un futuro mucho más lejano, donde los supervivientes a “La Caída” sobreviven en un mundo postapocalíptico de forma rudimentaria. Pero toda la historia se parece en exceso al argumento de ‘La máquina del tiempo’ (2.002), con unos humanos perseguidos por otros humanos, siendo estos últimos caníbales. En cuanto a las alucinaciones que sufre el personaje de Hanks, con un hombre diabólico que le dice lo que tiene que hacer, existe cierto parecido con la serie de Samuel L. Jackson de animación ‘Afro Samurai’.

En resumen, nos encontramos ante una excelente propuesta que hierra en su ejecución, teniendo un buen contenido pero con un pésimo continente. De esta forma, se produce una inmensa acumulación de información, que provoca no sólo una saturación, sino la inquietante sensación de no recibir nada relevante. Lo mejor de la película es el cambio de roles de la mayoría de sus actores, pero falla en su pésimo y excesivo maquillaje.

Nota: 1,5/4

Síguenos en Twitter: @cinemascomics y @EduQuintana16