Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘The Thing’. Una precuela que bebe demasiado de su predecesora

Crítica de ‘The Thing’. Una precuela que bebe demasiado de su predecesora

474
Compartir

Crítica de la película de terror The Thing.

El pasado jueves gracias a los cines Aragonia y Palafox pudimos acudir al maratón de ‘The Thing’ (‘La Cosa’), y poder ver tanto el nuevo film, como el clásico de John Carpenter de 1982 en pantalla grande.

‘The Thing’ (‘La cosa’) 2011. La belleza aterradora de un continente extraordinario, la Antártida, sirve de telón de fondo para una misión científica. Un descubrimiento que abre posibilidades inimaginables se convierte en una lucha por la supervivencia cuando un grupo de investigadores internacionales descubre a un alienígena. La criatura tiene la habilidad de cambiar de forma a voluntad y convertirse en la copia perfecta de cualquier ser humano. En el thriller THE THING, la paranoia se extiende como la pólvora entre los científicos infectados por el misterio llegado de otro planeta.

The Thing

La paleontóloga Kate Lloyd (Mary Elizabeth Winstead) ha viajado a la desolada región para hacer realidad su sueño. Se une a un equipo noruego que ha encontrado accidentalmente una nave extraterrestre enterrada en el hielo, y descubre un organismo que parece haber muerto en la colisión hace miles de años. Pero está a punto de despertar…

Un sencillo experimento libera al alienígena de su cárcel de hielo. Kate y Carter (Joel Edgerton), el piloto de la expedición, unirán sus fuerzas para impedir que la criatura mate a los miembros del equipo uno a uno. En la inmensidad blanca, un parásito capaz de imitar a la perfección a cualquier ser vivo que toca, conseguirá que florezca la desconfianza y el terror mientras intenta sobrevivir y florecer.

La película está dirigida por Matthijs van Heijningen y protagonizada por Mary Elizabeth Winstead y Joel Edgerton.

Crítica de The Thing (La cosa):

El film nos sitúa en el tiempo unos días antes de los sucesos ocurridos en la película de 1982, y nos muestra lo ocurrido en la base noruega que encuentra la criatura del espacio. Para el aficionado que llegue a ver The Thing sin haber visto la película anterior le resultará una cinta entretenida, aunque no dejará de ser una película más de bichos que no aporta nada nuevo al género y cuyas mayores carencias se encuentran en un guión predecible.

La cosa

La película en muchos sentidos es todo un homenaje a la cinta de Carpenter, los títulos de crédito son idénticos en cuanto a forma de ponerlos, tipo de letra, la música y la inclusión de elementos y detalles fácilmente reconocibles para los fans de The Thing,  dando una la gran sensación de Dejavu. El problema llega con el argumento, y es que en esta nueva versión salvo el descubrimiento de la nave, la criatura y los minutos finales que enlazan a la perfección con la clásica, el resto del metraje sigue la misma línea argumental que su predecesora repitiendo situaciones y planos de está que no aportan nada nuevo a lo que debería de ser el reinicio de una saga que termina bebiendo de otras películas como Aliens,que pierde todo el componente de miedo a lo desconocido que tenía la anterior para dar más protagonismo al bicho y en la que terminamos comparando a la actriz Mary Elizabeth Winstea (Ramona en Scott Pilgrim) con Ripley.

En cuanto al elenco todos cumplen a la perfección con su papel, tampoco es que haya un gran guión detrás y los ponga en situaciones límite. Aunque si hay algo que destacar es la creación de la criatura y los efectos especiales así como el trabajo del director de fotografía y la recreación de la base y del bicho a partir de la película clásica.

En definitiva un precuela que no aporta nada nuevo y que difícilmente llega al nivel de tensión y miedo que el film de Carpenter, demostrando que los clásicos, son clásicos por algo, y que a no ser que aportes algo nuevo resulta innecesaria. Del 1 al 10 le damos un 5.


Compartir
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.