Inicio Cómics Crítica de Sucker Punch. Lo nuevo de Zack Snyder

Crítica de Sucker Punch. Lo nuevo de Zack Snyder

650
Compartir

Poster de Sucker Punch

Cuando la realidad es una prisión, tu mente puede liberarte…

Gracias a los cines Palafox y los 40 principales de Zaragoza, ayer pudimos organizar una quedada bloguera y acudir al preestreno de ‘Sucker punch’, film escrito y dirigido por Zack Snyder, responsable de éxitos como ‘El amanecer de los muertos’ remake del film de 1978 realizado por George A. Romero; las adaptaciones a la gran pantalla de ‘300′ de Frank Miller, ‘Watchmen’ de Alan Moore y los cuentos infantiles de ‘Ga`hoole: la leyenda de los guardianes’.

En la quedada contamos con la presencia de nuestros amigos, Serreina de Afición por y para el cine, Charlie Furilo de Tengan mucho cuidado ahí fuera!, Nacho de sistema fallido y zblogs; y Diego Burdio.

Sucker Punch es una fantasía de acción épica que nos introduce en la viva imaginación de una joven cuyo mundo onírico le permite escapar de su oscura realidad. Sin limitaciones de tiempo o espacio, tiene la libertad para ir adonde su mente la lleve y sus increíbles aventuras borran la línea entre lo real y lo imaginario.

Ha sido encerrada contra su voluntad, pero Baby Doll (Emily Browning) no ha perdido su deseo de sobrevivir y decidida a luchar por su libertad, anima a otras cuatro chicas, la reacia Sweet Pea (Abbie Cornish); la decidida Rocket (Jena Malone); la astuta Blondie (Vanessa Hudgens) y la leal Amber (Jamie Chung); a unirse a ella e intentar escapar de su terrible destino a manos de sus captores blue (Oscar Isaac) y madame Gorski (Carla Gugino), antes de que el misterioso el gran apostador (Jon Hamm) vaya a por Babydoll.

Con un arsenal virtual a su disposición y guiadas por Babydoll, las chicas entablan un combate fantástico contra todo tipo de enemigos, desde samuráis hasta dragones. Juntas, deben decidir lo que están dispuestas a sacrificar para permanecer vivas. Pero con la ayuda del hombre sabio (Scott Glenn), su increíble viaje, si lo consiguen, las liberará.

Crítica: ‘Sucker Punch’, supone la primera obra personal del realizador, en la que ha tenido total libertad creativa en el proyecto. Un film en el que no huye de su particular estilo fílmico, con planos en los que maneja los tiempos ralentizándolos y acelerándolos a su antojo, escenarios imposibles, unos magníficos efectos especiales y una música que ha sido elegida con gran acierto. Dicho esto cabe esperar una película a la altura de anteriores trabajos. Nada más lejos de la realidad.

Sucker Punch

Tras unos espectaculares minutos iniciales al más puro estilo videoclipero, y que recuerdan a films como “Up”, en el que sobran las palabras y las imágenes tienen una gran fuerza narrativa, la historia termina por diluirse en el momento en el que Babydoll (Emily Browning) es ingresada en el manicomio y nos sumerge en su mente. Asistimos desde este momento a una historia llena de inconexiones, en la que ha intentado hacer algo parecido a “Origen”, dividiendo la película en tres niveles de realidad, y en la que se echa de menos alguna imagen que una la realidad con el mundo de fantasía, haciendo que más bien parezca un videojuego con sus fases que una película. En este sentido creo que Snyder ha ido a lo fácil y se ha escudado en toda la pirotecnia visual sin desarrollar la historia y la relación de sus personajes. Realmente, ‘Sucker Punch’ bien enfocada habría dado para mucho. Podríamos haber disfrutado de un film tipo ‘Shutter Island’ si Snyder hubiera huido de tanto efectismo y desarrollado y exprimido las dotes interpretativas de sus protagonistas. O tal vez podríamos haber visto una versión moderna de ‘Alicia en el país de las maravillas’ o de ‘El mago de OZ’ si hubiera situado toda la acción en el mundo imaginario.

En definitiva, un film en el que si vas pensando en ver tan solo chicas sexys pegando tiros y enfrentándose a robots, zombis y dragones, disfrutarás como el que más.

Reseña Panorama
Crítica de Sucker Punch
Compartir
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.