Inicio Noticias Crítica de ‘Soy el Número 4’: Los adolescentes no deberían tener poderes

Crítica de ‘Soy el Número 4’: Los adolescentes no deberían tener poderes

3161

Crítica de la película para adolescentes Soy el Número 4.

basada en las populares novelas, ya hemos podido ver Soy el número 4.
Soy el Número 4
Como parece que los problemas de los adolescentes ya no interesan nada se han puesto de moda las películas donde se les otorgan superpoderes a los jovenzuelos, estilo “Percy Jackson y el ladrón del rayo”, “El aprendiz de brujo” o “La montaña embrujada”.

La película está basada en la novela “I Am Number Four”, el primer libro de una serie de seis libros escritos por los autores Jobie Hughes y James Frey bajo el seudónimo de Pittacus Lore, y publicado por HarperCollins, los derechos para adaptar la novela a la gran pantalla los adquirieron Michael Bay y Steven Spielberg.

Esta nueva película de jóvenes poderosos titulada “Soy en número 4” está dirigida por D.J. Caruso responsable de “Insomnia” y “La consagración del pánico”, el guión recae a manos de Alfred Gough que también escribió “Spider-Man 2” y “Los rebeldes de Shangai”.

En el reparto destacan Alex Pettyfer (“Tormented”, “Beastly”), Timothy Olyphant (“The Crazies”, “Hitman”), Teresa Palmer (“El aprendiz de brujo”, “Más allá de los sueños”) y Dianna Agron (“Glee”, “Burlesque”).

La película trata sobre una caza sin cuartel sobre 9 alienigenas que han llegado a la Tierra después de que su planeta es invadido y destruido por otra raza más poderosa. El problema es que los han seguido hasta nuestro planeta y ahora los están aniquilando uno a uno. El protagonista John (Alex Pettyfer), es el número cuatro y debe ir desapareciendo para ocultar su identidad, pero llega a una ciudad de Ohio donde se enamora, lo que hará replantearse su vida y decida enfrentarse a sus captores junto con su nuevo amor y con los poderes que esta desarrollando como super fuerza o lanzar rayos luminosos con las manos.

Crítica: Cuando vimos los tráilers por primera vez, había un pequeño interés por ver las película, mas que nada por saber quienes eran exactamente los adolescentes asignados a un número, las opciones eran múltiples: ¿Vampiros?, ¿Experimentos genéticos?, ¿Extraterrestres?. Pero la incógnita se resuelve nada más comenzar el film, lo que provoca que sea muy previsible, en todo momento sigue la pauta de chico nuevo le cuesta adaptarse al instituto, se enamora de la guapa y se hace amigo del rarito que todos molesta lo que provoque que se enfrente a los “guays” del instituto. Es decir algo que hemos visto en miles de películas, así que para diferenciarla un poco le han puesto poderes y unos alienigenas malignos que le persiguen. Lo único que hace que quieras ver el final es resolver varias incógnitas, como que hay dentro del camión, o donde está el padre del amigo rarito.

En Soy el Número 4 veremos jóvenes actores para atraer al público más adolescente.

Soy el Número 4
Los actores simplemente están correctos, aunque el guión no daba para mucho lucimiento en la historia de amor podrían haberle puesto algo más de interés por su parte.

Al ser una saga de seis libros, en final no queda cerrado del todo, ya que la película hace la función de introducirnos en la batalla que mantienen los jóvenes con número con los otros alienigenas. Así sabemos que de los nueve que había en la Tierra, del 1 al 3 están muertos, el 4 es el protagonista y se junta con la numero 6, por desgracia nos sabremos más de los demás y habrá que esperar a que adapten más novelas aunque parece complicado ya que recaudó muy poco en taquilla, aunque si detrás están Michael Bay y Steven Spielberg, dinero para hacer películas tienen de sobras.

En definitiva le doy un 5/10, para pasar la tarde no esta mal, es decir típica película de adolescentes que entretiene de fácil consumo, que no marcara época , ni lo pretende, aunque si querían iniciar una saga, lo tendrán bastante difícil. Tráiler de Soy el Número 4

Artículo anteriorGanadores concurso ‘Rango’
Artículo siguienteGanadores concurso ‘Superman All Stars’
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.