fbpx Crítica de Sin Remordimientos, la nueva jugada de Amazon
Críticas de cine

Crítica de Sin Remordimientos, la nueva jugada de Amazon

Crítica de Sin Remordimientos, la nueva jugada de Amazon

La nueva película de Amazon Prime Video y Michael B. Jordan, Sin Remordimientos, ya se estrenó y dejó algunas primeras impresiones divididas.

Michael B. Jordan ya se puso en los zapatos de John Kelly, el que prometía ser el hombre más peligroso de todos. O eso decía el tráiler de Sin Remordimientos, la nueva apuesta de Amazon Prime, pero… ¿Lo fue?

La respuesta sería un rotundo no. Según el avance o la descripción que se tenía de la cinta, el personaje principal sería un vengador despiadado y ofrecería una cantidad desbordante de acción. Todo esto para poder retaliar la muerte de su esposa embarazada.

El motivo de su rencor sería totalmente comprensible, pero el desarrollo de su ajuste de cuentas no fue el esperado. El protagonista no dio ni el 10% de lo presupuestado.

Nunca tuvo un combate cuerpo a cuerpo con un enemigo impactante, no eliminó a un grupo relevante de hombres y de hecho personajes secundarios a los que nunca se les vio la cara y que ni siquiera figuran en los créditos, lograron hacerle frente al punto de hacerlo sufrir.

Es que en realidad el factor de que no hubiera ningún villano de campo, fue un problema. Si bien hubo un némesis político, por ser una trama “emocionante” y presentar a un ex Seal lleno de ira, se imaginaba que alguien “a su nivel” estuviera en las líneas enemigas.

Por otra parte, el filme, como todos los de acción pura, no tiene gran profundidad en su arco argumental o el diseño de los personajes. Sin embargo, la historia no fue mala y se consiguió el objetivo de entretener a la audiencia.

La Guerra Fría

Misterio, no hubo mucho. Se usó una conocida técnica en el guion de colocar a un personaje, en este caso Ritter, como sospechoso a ser un traidor, para distraer al público. No obstante, el orquestador del engaño sería otro. Pero no era difícil adivinar quien.

El secretario Clay, interpretado por Guy Pearce, era quien estaba detrás de todo y sus móviles serían más desquiciados de lo pensado.

Y eso fue de abonar en el largometraje, pero no se aprovechó al máximo. Si se hubiese dado un argumento político, centrándose en la tensión de la Segunda Guerra Fría que propone el libreto, y colocando a Kelly como la marioneta en las manos de un Departamento de Justicia inescrupuloso, todo hubiese sido más emocionante.

Finalmente, eso fue lo que faltó, emoción. No se sabía si era una producción de acción, si lo era faltó sangre, balas y peleas. O si era uno de misterio y si lo era, faltaron muchas dudas, mentiras y sorpresa. O entonces si era político y de ser así, faltó mucha profundidad y conspiración.

Además, la actuación de Michael B. Jordan estuvo lejos de su mejor nivel. Lo cual es sorprendente porque los espectadores están acostumbrados a ver al actor ser una gran figura.

Lo mejor de Sin Remordimientos, sin duda, fueron los últimos 20 minutos, en los que todo se desenvolvió y el soldado asume la identidad de John Clark, un famoso personaje de los libros de Tom Clancy.