Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Seguridad no garantizada’: el extraño viajero del tiempo

Crítica de ‘Seguridad no garantizada’: el extraño viajero del tiempo

978

La cartelera española acoge desde este viernes, sin hacer ruido, la que es una de las mejores propuestas de cine independiente en Estados Unidos, ‘Seguridad no garantizada (Safety not guaranteed)’. Desde su estreno en 2012, esta comedia absurda que se atreve a tocar la ciencia ficción no ha parado de recibir críticas positivas. Rotten Tomatoes y Metacritics la califican como un ‘must-see’ (es decir, de obligado visionado), el ‘Daily News’ la consideró una de las mejores películas del año y el ‘Times’ le otorgó la categoría de “película de culto”.

Mark Duplass y Aubrey Plaza, en 'Seguridad no garantizada'
Mark Duplass y Aubrey Plaza, en ‘Seguridad no garantizada’

A lo mejor son demasiadas florituras para la ópera prima en el largometraje del director Colin Trevorrow y del guionista Derek Connolly, dos ‘freaks’ con talento y suerte que han parido una simpática (y barata) película, demasiado ‘palomitera’ como para ser de culto y demasiado naif como para posicionarse entre “tus 10 mejores películas del año”.

‘Seguridad no garantizada’ es la advertencia de un curioso anuncio del periódico local en el cual se reclama con urgencia un acompañante para viajar al pasado. Una broma pesada o una clara manifestación de la locura de un vecino, el motivo no importa, ya que esta publicación es recibida como agua de mayo por los reporteros de “Seattle Magazine”. Un periodista, de competencias discutibles, y dos becarios (un indio ‘nerd’ y una apática joven) llevarán a cabo la investigación más bizarra de sus vidas: averiguar quién es este atrevido anunciante y comprobar hasta qué punto dice la verdad.

La acción de ‘Seguridad no garantizada’ se proyecta desde la perspectiva de la becaria, Darius, un personaje dotado de gran sensibilidad que se protege con una coraza de indiferencia hacia todo lo que le rodea. Gracias a su papel como narradora y, sobre todo, como candidata a acompañar al desequilibrado anunciante, la historia ahondará en sus emociones, mostrándonos el lado sentimental que la becaria esconde bajo el humor negro y el escepticismo.

Es interesante observar que, conforme avanza la investigación sobre el “viajero del tiempo”, el espectador olvida la posibilidad de que ese hombre pueda o no regresar en el tiempo y la atención se centra en su figura y en la estrecha relación que entabla con su nueva compañera.

En su aspecto formal, la película es correcta. Es decir, no arriesga mucho con ángulos imposibles ni composiciones complicadas. Esto no es una crítica negativa, al contrario, de vez en cuando se agradece cierta sencillez en el género independiente.

Además, otro aspecto a su favor está en las subtramas, las cuales van a aportar dinamismo a la película. Son pequeños conflictos a los que se deberán enfrentar el resto de personajes (encontrar a su primer amor después de 20 años, perder la virginidad…), simples pero necesarios para que ‘Seguridad no garantizada’ haya conseguido sobresalir entre las demás propuestas independientes del cine estadounidense.

Considero que es una película recomendable para verla con un amigo en una tarde de domingo y echarse unas risas, no me hago responsable de los que vayan a verla al cine.