Inicio Cine Críticas de cine

Crítica de Predator (2018)

Han pasado ya 31 años desde el estreno de la primera película de Predator, protagonizada por ‎Arnold Schwarzenegger y dirigida por John McTiernan; y los Yautjas siguen más vivos que nunca.

Shane Black director de ‘Iron Man 3’ y ‘Dos buenos tipos’, es el responsable de traer de nuevo a la tierra a los temibles alienígenas que utilizan nuestro planeta como coto de caza; el cineasta curiosamente protagonizó junto a Arnold Schwarzenegger la primera película de la franquicia en 1987 dando vida a Hawkins uno de los miembros del equipo de operaciones especiales a las ordenes de Dutch (Arnold Schwarzenegger).

Para está película Black que también cuenta en su curriculum el haber escrito el guión de ‘Arma letal’ o ha sido también el encargado de escribir el guión junto a Fred Dekker (House una casa alucinante, Robocop 3).

Boyd Holbrook (Narcos, Logan), encabeza el reparto de ‘Predator’ en el que participan también Trevante Rhodes, Jacob Tremblay, Keegan-Michael Key, Olivia Munn, Thomas Jane, Alfie Allen, Augusto Aguilera, y Sterling K.  Brown.

A partir de aquí el texto contiene spoilers, así que si no has visto la película y piensas hacerlo te recomiendo que regreses cuando lo hayas hecho.

Tráiler de Predator (2018)
Fotograma de Predator (2018)

Sinopsis:

Tras una persecución entre Yautjas en el espacio uno de ellos termina estrellándose en la tierra separándose de su nave tras salir despedido en una capsula de escape. El temible predator llega a algún lugar de Centro América donde tiene un encuentro con un grupo de operaciones especiales del que forma parte Quinn McKenna (Holbrook). Tras enfrentarse al alienígena, McKenna consigue herirle y apoderarse de algunas de sus pertenecías que consigue enviar a Estados Unidos antes de ser ambos capturados por una organización del llamada ‘stargazer’ que lleva tiempo siguiendo la actividad de los aliens en nuestro planeta.

Noticia relacionada
Crítica de A dos metros de ti: amor comercial

Los objetos del Alien terminan en poder del hijo autista de McKenna el cual descubre que la nave extraterrestre estrellada en la tierra contenía un cargamento muy importante, lo que provocará que tanto los aliens como la gente de ‘stargazer’ inicien una carrera por encontrar antes al niño. McKenna de alguna manera termina con un grupo de presos formado por veteranos del ejército que están bastante locos (literalmente) y una bióloga encargada de estudiar a los aliens para salvar a su hijo y sobrevivir a la cacería.

Predator

Crítica de ‘Predator’

Fox compañía responsable de la saga ‘Predator’ sigue la formula utilizada en esta película de ‘Deadpool’, o sea una película de calificación R con muchas dosis de humor. A priori el humor no es malo y sirve para descargar de tantos momentos de acción y desmembramientos, Shane Black muy dado al humor en sus películas sigue con su particular forma de hacer cine en esta entrega.

Noticia relacionada
Crítica a la segunda temporada de Élite: la exageración de lo exagerado

‘Predator’ es una secuela directa de la película original de 1987, a la que se hace referencia en algunos momentos del film, pero que recuerda en muchos aspectos a las películas más recientes del Yautja como ‘Aliens vs Predator 2’ (2007), o ‘Predators’ (2010), de la que rescata los perros de caza alienígenas de los predators o el concepto de una raza de Predators mucho más grande y fuerte. Así pues Black que ha querido homenajear a la cinta de Mac Tiernan termina cayendo en el mismo error de las secuelas recientes en las que parece que nos tienen que vender un bicho más grande y con más dientes, véase ‘Jurassic World’ o ‘Star Wars: El despertar de la fuerza’ con su Starkiller.

Predator (2018) tendrá calificación R

Aún así la película está bien construida en si y mantiene cierto equilibrio entre diversión y acción, y deja ver algunos huevos de pascua para los fans de las películas de Predator, tampoco tiene un mal argumento aunque el final de la película deja con más preguntas que respuestas. ¿Cómo puede ser que un alien traiga a la tierra un arma para que los humanos se protejan de los Yautza más evolucionados y no pare de matar a personas desde que se ha estrellado en la tierra?¿A quién pensaba entregársela?O simplemente, no era para los humanos. También la historia queda abierta para una secuela, aunque en ese sentido más que hype, da algo de miedo lo que pueda llegar, recordando un poco a las olvidables ‘Skyline’ y su secuela.

Noticia relacionada
Crítica a la segunda temporada de Élite: la exageración de lo exagerado

En cuanto a la música, Henry Jackman no se ha complicado mucho la vida, y todos los fans de la película del 87 habrán reconocido la huella de Alan Silvestri en ella. En otros aspectos técnicos, el CGI en algunos momentos canta bastante, pero en general no están mal. Lo mejor el traje del primer alien cuyos responsables, Alec Gillis y Tom Woodruff, trabajaron en la primera película a las ordenes del desaparecido Stan Winston.

Del reparto no mucho que decir, todo el reparto esta correcto, aunque si hubiera que destacar a alguno de ellos serían a Thomas Jane que está genial y nos regala los momentos más divertidos de la cinta y a Olivia Munn, actriz a la que seguro que veremos en más películas de acción, porque realmente se le ve muy cómoda en papeles de heroína.

En definitiva, la película es muy recomendable para pasar una tarde de cine entretenida, pero puede que a los fans de las dos primeras entregas no les haga tanta gracia las dosis de humor y la falta de tensión de la película de Shane Black.

Reseña Panorama
Crítica de 'Predator' (2018)
Artículo anteriorStar Wars: Un nuevo Lord Sith se añade al canon oficial
Artículo siguienteEstos son los contenidos que llegaran a DC Universe en su estreno.
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of