Inicio Cine Crítica de ‘Piratas del Caribe: En mareas misteriosas’. Floja cuarta entrega.

Crítica de ‘Piratas del Caribe: En mareas misteriosas’. Floja cuarta entrega.

Compartir

Este fin de semana hemos podido ver ‘Piratas del Caribe: En mareas misteriosas’ cuarta entrega de la saga dirigida por Rob Marshall

Rob Marshall sustituye a Gore Verbinsky director de las tres anteriores entregas en ‘Piratas del caribe: En mareas misteriosas’, la película cuenta de nuevo con Johnny Deep como el Capitán Jack Sparrow y al que acompañan Geoffrey Rush de nuevo como Hector Barbosa los españoles Penélope Cruz y Óscar Jaenada, Ian McShane, Sam Claflin, Kevin R. McNally, Astrid Berges-Frisbey y Keith Richards entre otros.

Piratas del caribe

‘Piratas del Caribe: En mareas misteriosas’ el Capitán Jack Sparrow regresa en una aventura llena de acción que le obligará a cruzar su camino –¡y su espada!- con la enigmática Angélica (PENÉLOPE CRUZ). Cuando ella le obliga a subir a bordo de ”La Venganza de la Reina Ana”, el barco del legendario pirata Barbanegra (IAN McSHANE), Jack se encuentra en un viaje inesperado hacia la mítica Fuente de la Juventud. Durante la travesía, deberá utilizar todas sus artimañas para hacerle frente al brutal Barbanegra y su tripulación de zombis, a Angélica –la seductora pirata con quien comparte un dudoso pasado-, y a las hermosas y encantadoras sirenas, quienes con su magistral astucia son capaces de atraer hasta al más experimentado de los marineros hacia un fatal destino.

Crítica de “Piratas del Caribe: En mareas misteriosas”:

Tenía muchas ganas de ver más aventuras del carismático Capitán Sparrow independientemente de si los otros dos protagonistas de la saga apareciesen o no. Hablamos naturalmente de Keira Knightley y Orlando Blom, además partía de que para la realización del guión se habían basado en la novela de Tim Powers, ‘En costas Extrañas’, una novela de la que guardo buenos recuerdos y que me sirvió de inspiración hace 19 años para realizar mi proyecto de fin de carrera en la Escuela de Artes de Zaragoza, en forma de juego de tablero, y que me había imaginado muchas veces en imágenes en acción mientras la leía, uno de mis piratas protagonistas lo interpretaba Sean Connery en mi mente, así que mi expectación por esta nueva entrega era doble, la primera por ver hasta que punto eran fieles a la novela de Powers y la segunda, de que forma mezclaban los dos universos, por decirlo de alguna manera.

Finalmente debo decir que he sentido decepción, principalmente porque se han limitado al igual que con las adaptaciones de cómics a coger los elementos principales de la historia, la búsqueda de la fuente de la juventud, Barbanegra, los elementos del vudú, los zombis y hacer una historia completamente distinta, con la introducción de Sparrow es algo asumido, pero al margen de si han sido fieles o no a la novela, ha resultado ser la entrega más floja de la saga; aunque entretenida, le falta el ritmo y la acción de las anteriores y que si se salva de la quema total es por la interpretación de Johnny Depp; está claro que el cine palomitero no es el tipo de películas para un director como Rob Marshall que cuenta en su curriculum con dos musicales y se hecha de menos el buen hacer de Verbinsky (esperemos que vuelva en la quinta).

El guión es horrible y chirría la introducción de la historia de amor al estilo “La sirenita”,  el poco jugo que le sacan a la competición a tres bandas de la búsqueda de la fuente de la juventud (toda una vida buscándola Ponce de León,  y aquí todo el mundo sabe como encontrarla) o el poco partido que le han sacado al personaje del temible Barbanegra al igual que otros elementos de los que no os hablo por no destripar el argumento, si al final llega aparecer Ponce de León en la fuente,  estaríamos hablando de la versión Piratas del Caribe de Indiana Jones y la Última Cruzada, con eso creo que lo digo todo.

En definitiva una nueva entrega de las aventuras del Capitán Jack Sparrow que no hace justicia a la saga ni a la novela en la que se han inspirado, y que está entretenida sin más.


Reseña Panorama
Crítica de Piratas del caribe: En mareas misteriosas
Compartir

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.