Inicio Cine Críticas de cine

Crítica de Objetivo: Whasington D.C.

Ya se ha estrenado en cines Objetivo: Whasington D.C. tercera entrega de las aventuras del agente del servicio secreto Mike Banning

Gerard Butler vuelve a dar vida en Objetivo: Whasington D.C. al agente del servicio secreto encargado de la seguridad del presidente de los Estados Unidos, Mike Banning en esta tercera entrega de la franquicia Objetivo. Que vuelve a contar con Morgan Freeman, que ha ascendido de vicepresidente a Presidente en esta entrega sustituyendo a Aaron Eckhart. Aviso de spoilers.

La película está dirigida por Ric Roman Waugh, director de películas como El mensajero o La sombra del crimen.

En Objetivo: Whasington D.C. el presidente de los Estados Unidos, Allan Trumbull (Morgan Freeman) queda en coma tras un intento de asesinato. Su siempre confidente, el agente secreto Mike Banning (Gerard Butler), es injustamente acusado de perpetrarlo. Retenido por los suyos, Banning logra escapar de la custodia policial convirtiéndose en un fugitivo.

Al margen de la ley y de su propia agencia, Banning tendrá que encontrar a los verdaderos culpables, aliándose esta vez con la persona más inesperada… Ahora su objetivo es limpiar su nombre, proteger a su familia y salvar, sin el apoyo del FBI, al país de un peligro inminente.

Noticia relacionada
Crítica a The End of the Fucking World 2: lo sobrio, mola

OBJETIVO: WASHINGTON D.C.

La cinta repite en cierta medida la formula de las dos anteriores entregas, existiendo siempre conspiraciones internas en el gobierno que terminan poniendo en peligro al presidente de Estados Unidos, supongo que en esta tercera película el personaje de Aaron Eckhart, Benjamin Asher, decidió dejar de ser el punto de mira tras lo ocurrido en las anteriores películas, y debió de pensar que con un ataque en la misma Casablanca y después en Londres, eran ya demasiadas emociones de por vida y por eso no repitió el papel de Presidente, cediéndole el puesto al entonces vicepresidente de los Estados Unidos.

La cinta quiere explorar el lado más humano de Banning, mostrando un personaje más profundo y al que la edad le está pasando factura tras todas las vivencias y acción que ha vivido y el miedo a decepcionar a su familia y su jefe. Aquí podemos ver gerard que los años no pasan en balde para el actor Gerard Butler, al que podemos ver ya bastante mayor con respecto a como lo recordamos de la película 300, donde encarnaba al rey Leonidas.

OBJETIVO: WASHINGTON D.C.

La película en sí tampoco tiene una trama demasiado compleja y puede pecar desde su inicio de previsible. Si nada más empezar la cinta te encuentras a un actor como Danny Huston, ya sabes que por muy amigo del personaje de Banning que parezca, el tipo se la va a liar en cualquier momento, ya que es inevitable relacionar a Huston con sus papeles de villano en X-Men o Wonder Woman.

Noticia relacionada
Crítica de El Irlandés: La obra maestra

En cuanto a Butler su actuación tampoco exigió demasiado trabajo, ya que si analizamos los diálogos, tiene más bien pocos, y repite continuamente “mierda, joder”, no se en cuantas escenas porque perdí la cuenta.

Sin embargo a pesar de todo y si eres fan de la franquicia o del personaje de Butler, la película es entretenida y sigue la misma línea de películas anteriores, aunque con el giro de que ahora todos los que eran sus compañeros le ven como una amenaza y tendrá que luchar por limpiar su nombre y salvar una vez más al máximo mandatario de USA teniéndolo todo en contra, por lo que es bastante recomendable si eres fan de películas de acción en las que en todo momento están pasando cosas.

Noticia relacionada
Crítica de El Irlandés: La obra maestra

En definitiva, la película está entretenida, pero no esperes tramas complejas o diálogos demasiado profundos.

Reseña Panorama
Crítica de Objetivo: Whasington D.C.
Artículo anteriorJoaquin Phoenix no quiere que lo comparen con ningún otro Joker
Artículo siguienteJOKER es aclamada como una “obra maestra oscuramente divertida”
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of