Noticias / Cine / Críticas de cine / Crítica de Mortal Kombat: No era muy difícil superar lo anterior
Críticas de cine

Crítica de Mortal Kombat: No era muy difícil superar lo anterior

Crítica de Mortal Kombat: No era muy difícil superar lo anterior

Mortal Kombat ya fue estrenada internacionalmente y la película tenía una misión no muy difícil: superar las ediciones anteriores en la gran pantalla. La cinta cumplió con la obligación.

El torneo de lucha más famoso de la historia de la ficción, Mortal Kombat, volvió a la gran pantalla después de 24 años. La misión de esta nueva entrega no era muy difícil de completar, pues era la de ser mejor que los performances anteriores.

Mortal Kombat (1995) y Mortal Kombat: Aniquilación (1997) fueron un par de sinsabores para los aficionados de la franquicia, que no encontraron mucho del tono de los videojuegos en las cintas.

Una historia poco profunda, personajes demasiado planos y diálogos vacíos, caracterizaron las dos anteriores. Además, la falta de violencia, buenas secuencias de combate y la ausencia de grandes personajes, hizo que no fuera muy memorable lo hecho.

Sin embargo, estos fueron algunos de los puntos que trataron de corregirse en la presentación de 2021, producida por el reconocido James Wan.

En esta oportunidad, una de las cosas que parecía ser un desafío era introducir a un personaje que no existe en las consolas a la cinta. Cole Young es quien figura como gran protagonista.

Crítica de Mortal Kombat: No era muy difícil superar lo anterior
Cole Young, uno de los grandes aportes del reboot

No obstante, la existencia de Young ocasionó en el filme la conexión perfecta entre la temática surreal llena de seres mágicos y la parte humana, incluso más humana que nunca, siendo la familia del personaje un eje central y creando emociones fuertes a lo largo del argumento.

Spoiler alert de lo bueno y lo malo

Y no solamente es el núcleo familiar cercano (esposa e hija) del luchador lo que va a sorprender, sino que este sea descendiente del mismo Scorpion. Esto dio a todo el universo de Mortal Kombat un sentido. Un motivo para ver a Sub-Zero como detestable en el pasado y también en la actualidad.

Pero no todo fue color de rosas, ya que hubo algunos vacíos que quedaron. Por ejemplo ¿En qué momento los monjes del templo fueron por Jax, lo salvaron, lo llevaron de alguna manera al otro lado del mundo? ¿Fue con los portales eléctricos de Raiden? ¿Cómo es el que el Arcana de Sonya Blade apareció tan rápido?

Además, para muchos habrá sido innecesaria la muerte de Kung Lao, pero había que tener una cuota de derrota en el equipo del bien. O al menos es lo que Hollywood ha enseñado.

Por otra parte, sigue siendo una realidad que no se profundizó en el diseño de muchos personajes, pero por ser amplia la cantidad de estos que se introdujeron, era lógico. Aún así se intentó darle una historia a Kabal, por ejemplo, que no fue muy relevante en la trama.

Por otro lado, no todo es dificultad. Hubo aciertos, y muchos. Los efectos visuales y las escenas de pelea son un 10/10. Es positivo que se haya visto sangre por montones, decapitaciones y desmembramiento, sino no hubiese sido Mortal Kombat. Aplausos.

Finalmente, y como era de esperarse, el fan service abundó en la hora con cincuenta minutos de desarrollo.

El incluir frases como «Fatality», «Flawless victory», «Kano Wins», o que la banda sonora, inspirada en los sonidos originales del juego sonara, causaron la mayor sensación de fidelidad en lo que se veía en la pantalla. Fueron momentos épicos y se le abona al filme.

Conclusiones

La historia fue sencilla, pero contundente y la mezcla entre japonés e inglés en las líneas del guión fue un punto para dar mucha internacionalización. Algo que hizo recordar que la mayoría de los personajes son asiáticos y que hay un contraste marcado con los que no lo son. Nuevamente Cole Young fue una mezcla perfecta entre ambos mundos.  

Mortal Kombat fue mejor que las anteriores, esto no era difícil, pero lo logró. Sí dan ganas de ver más películas así. Aunque habrá que acertar muchas cosas para que valga la pena la tela que dejaron por cortar al mostrar algo de Johnny Cage al final. Así como al hacer mención de que Sub-Zero aún no había sido totalmente aniquilado.

Sin dudas ¡Warner Bros. Wins! Y la taquilla lo confirmará.