Inicio Cine Críticas de cine Crítica de Mil maneras de morder el polvo. Comedia absurda en el...

Crítica de Mil maneras de morder el polvo. Comedia absurda en el salvaje oeste.

1542

Seth MacFarlane dirige, coescribe e interpreta el papel del ovejero cobarde Albert en ‘MIL MANERAS DE MORDER EL POLVO’, acompañado de la oscarizada Charlize Theron, Liam Neeson, Amanda Seyfried, Giovanni Ribisi, Sarah Silverman y Neil Patrick Harris, actor que se dio a conocer en la famosa serie de los 90 ‘Un médico precoz’ y que ha visto revitalizada su carrera como actor con su papel de Barney Stinson en ‘Cómo conocí a vuestra madre’. Seth MacFarlane reúne a muchos de los cineastas con los que trabajó en la comedia ‘Ted’.

mil-maneras-de-morder-el-polvo-14486

CRITICA de ‘Mil maneras de morder el polvo’

Cuando Albert se echa atrás en un duelo de pistolas, su veleidosa novia le deja por otro. No tarda en aparecer una mujer a caballo, tan bella como misteriosa, que le ayudará a armarse de valor. Cuando empiezan a enamorarse, llega el marido, un conocido forajido, decidido a vengarse. Albert no tendrá más remedio que poner a prueba su recién adquirido coraje.

Con un inicio típico de las antiguas películas de Western y unos escenarios legendarios en  Monument Valley, parece que nos encontremos en una seria película de pistoleros del lejano oeste, pero todo lo contrario; Seth MacFarlane nos ofrece una comedia fiel a su estilo con diálogos grotescos y situaciones llevadas al extremo. Como perteneciente a otro mundo el protagonista es un sencillo aunque inteligente ovejero con un pensamiento que cuadra más con el actual del siglo XXI, y que se encuentra descolocado entre sus contemporáneos que viven en un mundo hostil y salvaje.

Seth MacFarlane cumple estupendamente su papel como protagonista limitándose al papel de hombre sencillo, que más parece de esta época que de la suya, por lo que no tiene que esforzarse mucho en  actuar como un personaje del siglo XIX. Aunque van desfilando multitud de estrellas con fugaces apariciones, todas ellas eclipsadas por Charlize Theron que se convierte en la autentica protagonista por su actuación, por su saber estar y por su clase. Cabe destacar también la actuación de Neil Patrick Harris que interpreta a un estirado personaje con un gran bigote, que parece haber salido de las típicas fotos de la época, y como no Liam Neeson, que interpreta un villano de lujo para esta película.

Con una combinación de chistes baratos, situaciones absurdas y cómicas, guiños a otras películas, y la aparición de multitud de estrellas de cine, tenemos una divertida comedia del oeste, que aunque no es ninguna obra de arte, cumple con su cometido que es divertir y entretener. Se agradece que transcurra en la época del salvaje oeste, ya que se crean muy pocas películas de este género y se echa de menos ver alguna de vez en cuando. Lo mejor de la película es la fotografía en lugares míticos de películas del oeste, y como no, Charlize Theron.

Le damos de nota un 6 sobre 10.