Inicio Cine Crítica de ‘Mi amigo el gigante’. Imaginativa y un poco lenta

Crítica de ‘Mi amigo el gigante’. Imaginativa y un poco lenta

5034

mi amigo el gigante

Steven Spielberg lleva a la gran pantalla ‘Mi amigo el gigante’, el cuento de Roald Dahl, en el que una niña que vive en un orfanato es secuestrada por un gigante que se pasea por la noche de Londres.

Tras llevarla al país de los gigantes entablan una curiosa relación de amistad, en la que la niña ayuda a su nuevo amigo a enfrentarse al resto de gigantes malvados.

A diferencia del resto de películas de animación en la que prima la acción rápida, con continúas dosis de humor, Steven Spielberg, por su larga trayectoria y numerosos éxitos, puede permitirse plasmar su enfoque sin que nadie le lleve la contraria. Se toma su tiempo para contar la historia sin prisas, cuidando de que todo lo que compone cada escena roce la perfección.

Mi amigo el gigante

Se muestra otro mundo que no conocíamos en el que se nos abren nuevos canales en la imaginación, como un lago en el que habitan los sueños, y que el gigante se dedica a cazar como si fuesen mariposas. Se entremezclan momentos de acción y suspense con otros en los que parece que no ocurre nada, en lo que lo más interesante es la conversación entre los personajes.

Para acompañar la animación se ha buscado al mejor compositor de bandas sonoras del cine de todos los tiempos. Spielberg recurre a su viejo amigo John Williams, que ha compuesto numerosos éxitos, como por ejemplo la banda sonora de la saga ‘Star Wars’.

La película está enfocada para un público infantil de corta edad, aunque los más pequeños corren el peligro de aburrirse por ser, en algunas ocasiones tan lenta. Aunque está un escalón por encima del resto del mismo género, está un escalón por debajo en cuanto a entretenimiento. Dependiendo de la persona puede llegar a aburrir o a maravillar. Para comprobarlo hay que ir al cine con los peques a verla.