Inicio Cine Críticas de cine Crítica de Melancolía, por Enrique Abenia.

Crítica de Melancolía, por Enrique Abenia.

332

Lars Von Trier continúa mostrando sus demonios interiores mientras experimenta con los géneros. Si en ‘Anticristo’ coqueteaba con el terror, en ‘Melancolía’ incorpora al argumento elementos del cine de catástrofes, con un planeta que amenaza con impactar contra la Tierra. El resultado es una obra tan hipnótica como irregular, con innegables puntos de interés, si bien sus piezas no terminan de encajar en el conjunto.

Justine (Kirsten Dunst) acaba de casarse y, aunque se esfuerza por parecerlo, no es feliz. Durante el banquete nupcial en la ostentosa mansión de Claire (Charlotte Gainsbourg), su hermana, y su adinerado cuñado (Kiefer Sutherland) afloran sus problemas de depresión. Estos terminan por aguar la fiesta y echan abajo su breve matrimonio. A pesar de lo ocurrido, la vida continúa en aquella casa, en la que la joven y sus familiares afrontarán la inminente colisión del planeta Melancolía y la posibilidad de que la vida llegue a su fin.

A lo largo de su filmografía, Von Trier ha dejado claro que es un cineasta único, más allá de su ego desmedido y las polémicas que suele protagonizar cada cierto tiempo. ‘Melancolía’ evidencia su dominio narrativo, el talento para la poesía visual y, sobre todo, su habilidad para inquietar al espectador. Su último trabajo transmite angustia por la extraña actitud de los personajes y la sensación de que el apocalipsis se aproxima.

Sin embargo, el largometraje (dividido en dos partes, centradas en cada una de las hermanas) no resulta homogéneo y Von Trier parece no haber cuidado tanto el guión (no ahonda en el comportamiento de los personajes, en especial los secundarios con peso). Una carencia que el público perdonará por la soberbia interpretación de Dunst y Gainsbourg. Solo por estas dos actrices y la desazón que produce la historia merece la pena ver ‘Melancolía’. Una propuesta rara pero coherente con el universo del autor.

Puntuación: 7/10.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.