Inicio Cine Crítica de LOS IDUS DE MARZO, de George Clooney.

Crítica de LOS IDUS DE MARZO, de George Clooney.

441
Los Idus de Marzo

Llevando la carrera que lleva George Clooney a sus espaldas no es de extrañar que de vez en cuando le pique el gusanillo al actor de pasarse al otro lado de la cámara al igual que otros actores como Jodie Foster, Mel Gibson o el extraordinario Clint Eastwood. George Clooney ha escrito y dirigido LOS IDUS DE MARZO, cuarto largometraje como director y que protagoniza junto a un Ryan Gosling en alza, al que cede todo el peso de la historia quedándose en un segundo plano.

LOS IDUS DE MARZO, cuenta la historia de Stephen Meyers (Ryan Gosling), un idealista y brillante comunicador. Es el segundo de a bordo de la campaña presidencial del gobernador Mike Morris (George Clooney), en quien confía ciegamente. Durante las primarias de Ohio, Tom Duffy (Paul Giamatti) el jefe de campaña del máximo oponente de Morris, ofrece a Meyers un puesto de trabajo. Al mismo tiempo, las negociaciones de Morris para conseguir el apoyo adicional de un senador de Carolina del Sur se estancan. Y la joven becaria Molly Sterns (Evan Rachel Wood) capta la atención de Stephen. Los republicanos guardan varios ases bajo la manga, Meyers puede haberse confiado en exceso y Molly guarda un secreto. ¿Qué es más importante: la carrera, la victoria o la verdad?.

George Clooney adapta la obra teatral “Farragut North” de Beau Willimon, que fue estrenada en Broadway con gran éxito en 2008, que cuenta lo que sucede entre bambalinas dentro de unas elecciones para alcanzar la presidencia de los EEUU, que al contrario de lo que sucedía en PRIMARI COLORS (1998) que estaba inspirada en Bill Clinton, nos trae una historia ficticia contada a través de las vivencias de uno de los hombres de confianza del candidato a la presidencia,  mostrando todas las miserias internas de un partido y de lo que son capaces estos candidatos por conseguir llegar hasta la Casablanca; y como muchas veces nos damos de que hacer siempre lo correcto no siempre da buen resultado en un mundo en el que gente sin escrúpulos aprovecharan precisamente eso para usarlo en tu contra. La historia  seguramente contenga muchos puntos basados en la realidad, el propio autor de la obra, Beau Willimon, trabajó como asesor de prensa en la campaña del gobernador de Vermont, Howard Dean, en 2004 y además colaboró en la campaña de Hillary Clinton.

El arranque del film es algo lento, aunque a medida de que va avanzado la historia se va enrevesando manteniendo al espectador atento a todos los acontecimientos que van sucediendo, con grandes diálogos que muestran en todo momento el buen hacer de Clooney con el guión, no en vano fue nominado al Oscar al mejor guión adaptado que finalmente le arrebató Alexander Payn, Nat Faxon y Jim Rash por “Los descendientes” cinta que precisamente también protagoniza Clooney y que también le sirvió una nominación al Oscar al mejor actor.

También destacar el trabajo de dirección que ha realizado el actor con un reparto repleto de grandes actores como Ryan Gosling, la gran sorpresa del año tras DRIVEPhilip Seymour Hoffman, Marisa Tomei, Paul Giamatti y Evan Rachel Wood, aunque sin lugar a dudas hay que destacar la interpretación de Gosling que una vez más hace que muchos nos preguntamos como no ha podido estar nominado a los Oscar’s este año.

En definitiva una gran película que vuelve a mostrarnos las grandes dotes que posee George Clooney para la dirección. Mi nota del 1 al 10, un 8. Porque no solo de acción y efectos especiales vive el hombre.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.