Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Looper’: Notable cinta de acción futurista de saltos temporales

Crítica de ‘Looper’: Notable cinta de acción futurista de saltos temporales

556

Se estrena este viernes 19 en los cines españoles ‘LOOPER’, última película del director Rian Jonhson, director y guionista también de “Brick” (2005), la cual tenía a un joven Joseph Gordon-Levitt como protagonista, ahora en boca de todos gracias a la última entrega del Batman de Nolan y por aparecer en la próxima película del Rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg, “Lincoln”.

Ahora Johnson, se atreve con los viajes en el tiempo. Pero decide innovar un poco y nos explican que en el presente del protagonista (2042) no existen los viajes en el tiempo, pero sí los Loopers, los cuales son sicarios contratados para matar y deshacerse de los enemigos de las mafias en el futuro (2072), donde ya se han inventado los viajes en el tiempo y resulta imposible deshacerse de un cadáver, así que los mandan al pasado.

Todo va bien en su trabajo como looper para John (Gordon-Levitt), hasta que su yo del futuro (Bruce Willis) decide no morir tal y como estaba previsto, emprendiendo una huida de las mafias y de su yo del pasado con el fin de matar en esa época al jefe de las mafias del futuro que todavía es un crío.

Los viajes en el tiempo es un tema muy manido en el cine, ya sea contado como una película de aventuras (“La máquina del tiempo”), una comedia (“Regreso al futuro”) o una de acción (“Terminator”).

En esta ocasión, la trama y exposición se asemejan a ese primer “Terminator” de 1984, que era sencillo y directo; el cual, aunque ahora parezca cutre, fue un salto de calidad en maquillaje y efectos de la época. ‘Looper’ no termina de distanciarse de esa sombra, cuyo argumento de ir al pasado para matar a alguien imposible de detener en el futuro choca de lleno contra el argumento de la película de James Cameron. Pero, aún así, sabe distanciarse y crear su propio universo, un mundo rasgado entre los ricos y los pobres, estando aún más distanciados que en la actualidad, con gente con escopetas en la calle al más puro estilo del salvaje Oeste.

Por mucho que salga Bruce Willis primero y se empeñen con un desafortunado maquillaje para que Gordon-Levitt se parezca a éste, el protagonista es este último, brindándonos con una buena actuación en un mundo en el que por mucho que sean 30 años en el futuro, siguen presentes los principios básicos de la Humanidad y toda película de acción, es decir, traición, avaricia, tiroteos, daños colaterales, o la necesidad de confiar en alguien que acabas de conocer.  Todo ello aderezado con un guión lo suficientemente sólido como para no ver los fallos previsibles que toda película con saltos en el tiempo conlleva, edulcorada con algunos chistes para suavizar la tensión y salpicada de escenas de acción para animar al personal.

Aún así, a pesar de durar dos horas, da la sensación de que le faltan escenas eliminadas del montaje final que le darían más coherencia y consistencia a la trama. La mejor escena (sin spoilear), es cómo consiguen neutralizar al fugado desde el futuro que consiguió huir de su looper asignado.

En resumen, contemplamos una buena película de ciencia-ficción, con notables escenas de acción y un guión más sólido de lo que nos tiene acostumbrado este género; pero adolece de un poco más de “chispa” para ganarse a todo el público y convertirse en un “clásico” instantáneo.

Lo peor: El maquillaje que sufre Gordon-Levitt durante toda la película para parecerse a su yo del futuro (Willis). Sin maquillaje nos lo hubiéramos creído igual.

Lo mejor: Proporciona suficientes momentos y posibilidades en cuanto a sus saltos temporales como para hablar de ella tiempo después de abandonar la sala.

Síguenos en Twitter: @Cinemascomics y @EduQuintana16