Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘La Venus de las pieles’: un Polanski teatral e hipnótico

Crítica de ‘La Venus de las pieles’: un Polanski teatral e hipnótico

Compartir

Crítica de la película de Roman Polanski ‘La Venus de las pieles’.

Roman Polanski, un director que ha tocado casi todos los géneros, parece haberse afincado en la adaptación de obras teatrales a la gran pantalla. Ya lo hizo con la magistral relectura de ‘Macbeth’, continuó con ‘La muerte y la doncella’, ‘thriller’ psicológico de gran altura, y prosiguió años después con ‘Un dios salvaje’. En una filmografía tan heterogénea como la del cineasta polaco, es posible atisbar un punto en común entre varios de sus trabajos: el huis clos, el espacio único. Del edificio parisino de ‘El quimérico inquilino’, de la psicótica morada de ‘Repulsión’ y de la habitación unifamiliar de ‘Un dios salvaje’, hasta ‘La Venus de las pieles’, exponente máximo del reduccionismo de Polanski. Un teatro vacío, dos personajes antagónicos: el inflexible y machista Thomas y Vanda, la impulsiva y vulgar encarnación de todo lo que él odia.

Crítica de la película.

Cartel de La Venus de las pieles PolanskiParece haber un aire autobiográfico en el filme, recordemos que la protagonista es Emmanuelle Seigner, esposa de Polanski desde 1989, y que Mathieu Amalric tiene un parecido con el director casi enfermizo.

No es la primera vez que Polanski dirige a su esposa, ya lo hizo en ‘Lunas de hiel’ y en ‘La novena puerta’, pero sí es la primera vez que el director rompe de manera fulgurante con el umbral realidad-ficción, dando a entender en muchas ocasiones que muchos de los puntos discordantes entre los protagonistas son también desavenencias de caracteres entre los consortes. No todo son problemas entre Thomas y Vanda, su mayor punto en común nace de la interpretación, del amor al teatro y de la fascinación que llega a sentir Thomas por Vanda cuando este la ve actuar. Esa misma fascinación es la que seguramente llegue a sentir cualquier espectador al contemplar a Emmanuelle Seigner en pantalla. Polanski brinda a su esposa el primer papel importante de su carrera, para gusto de todos, pero sobre todo de Roman Polanski, quien consigue descubrirnos un diamante escondido.

Lo mejor: el aprovechamiento espacial de Polanski, sabedor de la limitación que para el cine puede llegar a imponer un espacio tan reducido.

Lo peor: que se confunda ‘La Venus de las pieles’ con la obra menor de un genio.


Reseña Panorama
Crítica de 'La Venus de las pieles'
Compartir
Aitor Lopez

A pesar de gastar bastante tiempo en su Licenciatura de Historia siempre le apasionó el cine; desde los blockbusters de Lucas y Spielberg, que devoraba de pequeño, a los Ford, Coppola, Scorsese y Wilder de los que disfruté más adelante. Así, movido por un irrefrenable deseo de ser fiel a sí mismo, se mudó de Zaragoza a Barcelona para realizar un Master en Estudios de Cine con la esperanza de que este le abriera las puertas del competitivo mundo periodístico. Desde la Ciudad Condal compagina su pasión por el cine con la historia, los comics de superhéroes y alguna pachanga baloncestística ocasional.

Podéis leerme también en http://cinepropagandaycintasdevideo.blogspot.com