Inicio Cine Crítica de ‘La guerra de los botones’

Crítica de ‘La guerra de los botones’

862

La guerra de los botonesLa película cuyo título original es “La Nouvelle guerre des boutons” es una comedia francesa creada por la productora “La Petite Reine” que ha sido dirigida por Christophe Barratier que ha dirigido películas como “Los chicos del coro” y “París, París”, el guión es de Christophe Barratier y los actores principales son Jean Texier, Ilona Bachelier, Clément Godefroy, Théophile Baquet, Laetitia Casta, y Guillaume Canet. Está basada en una novela de Louis Pergaud y fue adaptada al cine por primera vez en 1962. La fecha de estreno es el 11 de Noviembre del 2011.

La guerra de los botones transcurre en un Pueblo de Francia durante la ocupación Nazi en la segunda guerra mundial. Un adolescente llamado Lebrac (Jean Texier) lidera a los demás niños de su pueblo contra los niños del pueblo más cercano. La guerra consiste en apoderarse de los botones de sus rivales. Estos inocentes juegos transcurren en un ambiente de invasión y persecución a los judios, bajo la ocupación Nazi. Llega una nueva chica al pueblo llamada Viollete (Ilona Bachelier) y pronto entabla una gran amistad con Lebrac. Violette llega al pueblo con Simone (Laetitia Casta) desde Bretaña ya que tiene problemas de salud, viniendo de la ciudad a recuperarse al pueblo. Pero pronto le desvela su secreto a Lebrac. Es de origen Judío y ha huido de París debido a la persecución que ha sufrido su familia. Sus padres le han pedido a Simone que oculte a su hija de los Nazis. Pronto Lebrac tendrá que pasar de un juego de niños a afrontar problemas reales.

Crítica de “La guerra de los botones “. Aunque la novela original fue escrita en 1912 antes de la segunda guerra mundial y la película original transcurría en los años 60, el director se ha atrevido a darle un toque de mayor dramatismo ubicando la historia en la segunda guerra mundial, por lo que deja de ser una película solo para niños. Es una película que muestra dos mundos distintos que transcurren a la vez. El inocente mundo ideal de los juegos de unos niños en unos lugares idílicos, y el mundo real en guerra en el que reina el pensamiento intransigente de los Nazis en contra de los judíos. Es una historia que muestra lo peor y lo mejor de las personas. La película transcurre de un modo muy fluido, con buenos toques de comedia y de suspense, lo que la hace bastante entretenida. Los actores a pesar de su corta edad actúan a la perfección.