Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘La gran boda’: entretenimiento nupcial

Crítica de ‘La gran boda’: entretenimiento nupcial

700
Cartel de 'La gran boda'
Cartel de ‘La gran boda’

Esta es una recomendación para aquellos ‘frikis’ que deban un detallito a la novia después de arrastrarla a ver ‘Iron Man 3’. Además, si os preguntan los colegas  siempre podéis decir que habéis visto el ‘remake’ de una comedia franco-suiza. Pienso en todo, ¿no?

‘La gran boda’ es una película muy decente y entretenida en la que sobresalen las interpretaciones de los actores y la sencillez de un guión que permite a los personajes llevar el peso de la trama sin necesidad de florituras tontas.

Robert De Niro y Diane Keaton forman un matrimonio divorciado con tres hijos, de los cuales el que está a punto de casarse es el que menos problemas tiene (y no porque vaya a casarse con Amanda Seyfried); tenemos a Topher Grace que es virgen a los 30 con todas las extras loquitas por él y Katherine Heigl que es incapaz de quedarse embarazada (insertar pensamiento obsceno aquí). Si le sumamos a todo esto la visita de la madre biológica, una ferviente cristiana antidivorcios, lo que obliga a echar de casa a la novia de De Niro (que no es otra que Susan Sarandon), ya tenemos el ‘cocktail’ de ‘La gran boda’ listo.

Robert De Niro y Diane Keaton, en 'La gran boda'
Robert De Niro y Diane Keaton, en ‘La gran boda’

Como decía antes, el peso de la película lo llevan en todo momento los actores; sobretodo los actores de más calidad interpretativa. La dirección es muy ‘marca blanca’, no hay nada reseñable en ella, pero tampoco nada que apeste. Justin Zackham deja claro que prefiere rodearse de actores como la copa de un pino para que hagan todo el trabajo (fue guionista de ‘Ahora o nunca’, con Jack Nicholson y Morgan Freeman). La fotografía peca a veces de ser demasiado blanca (el clímax de las relaciones familiares en la boda duele un poco a la vista, todo está lavado con Perlan  y el director de foto no se entera del tema).

De todas las subtramas, la que no me terminó de convencer fue la de Katherine Heigl. A mi juicio, esta chica es muy mona y todo lo que quieras, pero no me terminaba de convencer cuando le daban aires melodramáticos, aunque hay que decir a su favor que en esas escenas tenía que lidiar con Robert De Niro, actor que pese a los años, aún posee una fuerza y una presencia en pantalla  impresionantes. Las aventuras de Topher son bastante entretenidas, sobre todo porque le dan un toque de aire fresco y diferente a la trama. Diane Keaton  hace el mismo papel de siempre (no por ello es malo). ¡Y Robert De Niro dice ‘cunnilingus’! (cómo mola ver a uno de los grandes diciendo guarradas).

Entretenida película con la cual tu novia no podrá decirte que no a… ‘El hombre de acero’.

Del 1 al 10, de nota le ponemos un 6,5.