Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Kamikaze’. Una historia de esperanza

Crítica de ‘Kamikaze’. Una historia de esperanza

1470

KAMIKAZEBasado en la novela de Iván Escobar, Alex Pina dirige ‘Kamikaze’, una Comedia / drama española, en el que además es guionista junto a Iván Escobar. Ambos han trabajado juntos como guionistas en series como “El barco”, “Los hombres de Paco” o “Los Serrano”. Cuenta con actores como Álex García (Slatan), Eduardo Blanco (Eugene), Verónica Echegui (Nancy), Leticia Dolera (Natalia) y Carmen Machi (Lola). Es una coproducción de Cangrejo Films, Antena 3 Films, Globomedia, Globomedia Cine y Telefonica Studios. Su estreno es el día 28 marzo 2014.

Los complicados planes terroristas de Slatan, un hombre corriente de Karadjistan movido por el dolor, se tuercen cuando el vuelo en el que viaja de Moscú a Madrid es cancelado debido a una tormenta de nieve y todos los pasajeros son realojados en un hotel de montaña. En tres días, Slatan descubrirá de nuevo el amor y el valor de la amistad. Un viaje con escala en la esperanza, la ilusión y las ganas de vivir. La vida no siempre sigue el plan previsto.

Filmada en frías localizaciones del Pirineo Aragonés, Guadalajara y Madrid, se recrea el escenario de un aislado hotel en el invierno ruso, donde los personajes tienen que convivir una semana incomunicados del mundo exterior. Álex García interpreta perfectamente a un ruso de Karadjistan, y nadie que no le conozca podría suponer que es de Tenerife y español. Realiza un papel sobresaliente mostrando a un terrorista suicida que vive atormentado por su pasado. La historia gira en torno a él, que poco a poco se va a abriendo a los demás, un grupo de divertidos españoles que van de pasajeros en el mismo avión, que conviven con él una semana en el hotel, ofreciéndole su amistad y su calor. Se alterna entre escenas de suave comedia, más divertida que chistosa, y el drama más duro. Por medio de Flash Back se va mostrando el duro pasado del personaje principal, Slatan, lo que hace cambiar la ambientación y escenografía completamente de un momento a otro. El resto de actores están a un nivel excepcional, en el que cabe destacar al Argentino Eduardo Blanco que pone el mejor toque de humor, y los momentos más divertidos en esta historia. El mensaje que se quiere dar en la película es que la violencia genera violencia pero este ciclo se puede cortar con voluntad, amor y humanidad. Es una bonita historia que ir a ver, que ofrece un halo de esperanza frente a tanta violencia tanto en la pantalla como en la realidad.