Inicio Cine Críticas de cine Crítica de Inside Out (Del Revés): Un viaje al centro de las...

Crítica de Inside Out (Del Revés): Un viaje al centro de las emociones

Compartir

El próximo 17 de julio se estrena en nuestro país Inside Out (Del Revés en nuestro país), la nueva película de Pixar para este verano y que en su día fue una de las aclamadas en el festival de Cannes.

La cinta Inside Out (Del Revés) dirigida por Pete Docter, narra como Riley es guiada por sus emociones: Alegría, Miedo, Ira, Asco y Tristeza desde su cabeza. Alegría es la emoción principal de la pequeña pero cuando Riley tiene que mudarse con su familia a San Francisco, las emociones pierden el control de la niña haciéndola entrar en un torbellino de emociones.

La película ofrece un divertido viaje a través de la mente de la protagonista en donde cada emoción se hace igual de necesaria e importante para cada situación. Docter explicó en su día que la idea para darle forma a la cinta fue gracias a su hija. “Yo veía que ella se metía en problemas, mientras yo me preguntaba: ‘¿Qué pasará por su cabeza?’ Y así comenzamos este viaje hace cinco años”.

Crítica de Inside Out

La historia es algo más compleja de entender comparada con otras películas de Pixar. Es más profunda e incluso invita a la reflexión. La historia de una niña que se siente desubicada tras la mudanza dejando toda una vida atrás, hace que no solo los niños puedan identificarse, también muchos adultos. Por otra parte, la película sigue un tono muy colorista en sus personajes que  gustará bastante a los niños.

Se podría decir que cualquier niño se verá inmerso en un doble aventura, por una parte viendo lo que siente Riley y por otro entender lo que hace sentir a él.  Además el adulto  experimentará  la complejidad  de entenderse asía mismo.

En la película se resalta que cada persona tiene una emoción dominante, en el caso de la protagonista, la Alegría, pero nos hace ver la importancia de las demás y sobre todo en determinadas situaciones. Durante la historia,  el director busca cierto realismo dentro de la misma exponiendo conceptos como la memoria de corto plazo o  la depresión.

En resumen, aunque la película está dirigida a un público infantil gustará también a los adultos, devolviéndoles a la infancia y a disfrutar de la película como niños.