Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Infiltrados en la Universidad’

Crítica de ‘Infiltrados en la Universidad’

4318
Compartir

El próximo 22 de agosto se estrena en cines ‘Infiltrados en la universidad (22 Jump Street)’ secuela protagonizada por Jonah Hill y Channing Tatum de ‘Infiltrados en clase (21 Jump Street)’ a su vez basada en la famosa serie televisiva ’21 Jump Street’ creada por Patrick Hasburgh y Stephen J. Cannell en los años 80 y que en España se emitió con el título de  ‘Jóvenes policías’; la serie estaba protagonizada por un jovencísimo Johnny Depp, Steven Williams y Richard Grieco , actor que hubiera llegado más lejos de no haber sido por su relación con las drogas.

La película ha sido dirigida por Phil Lord y Christopher Miller, responsables de la primera entrega y de las divertidas películas de animación, ‘Lluvia de albóndigas’ y ‘La Lego película’, con guión de Oren Uziel y Rodney Rothman a partir de la historia de Michael Bacall y Jonah Hill, que también produce el film junto a su compañero de reparto Channing Tatum.

Jonah Hill;Channing Tatum

Crítica de Infiltrados en la Universidad: El film sigue en la misma línea paródica de la primera entrega, algo que ha mi personalmente será por mi edad y por tener un grato recuerdo de la serie en la que está basada me repatea bastante, la historia sigue a la pareja protagonista que han sido destinados tras su brillante primera operación a infiltrarse en la Universidad (online) monitoreando vídeos de clases y buscando claves para encontrar actividades de tráfico de drogas, esa tarea les lleva a encontrarse con un narco llamado ‘El fantasma’ interpretado por el siempre brillante Peter Stormare, la operación para detenerle se malogra por la torpeza del dúo protagonista, en especial por el personaje de Schmidt (Jonah Hill).

Tras haber perdido al ‘Fantasma’, son asignados a una nueva misión infiltrarse en una universidad local y averiguar quien vende drogas a los alumnos y la muerte de uno de ellos. Una dentro la pareja de policías deberán tratar de integrarse, aunque la pareja de amigos comenzarán a plantearse su relación cuando Jenko conoce a su alma gemela en el equipo de Rugby de la universidad.

Como decía, Infiltrados en la Universidad, sigue la línea argumental de la primera, dos policías treintañeros ya creciditos infiltrándose entre chavales mucho más jóvenes que ellos, con las situaciones cómicas que conllevan ver como tratan de integrarse. Una  película sin grandes pretensiones que no se toma en serio a si misma durante todo el metraje y en la que se pueden ver chistes sin parar acerca de las secuelas de cine, con frases como ‘Hacer lo mismo que la primera vez’, o recordando que al ser una secuela cuenta con más presupuesto que la anterior, aunque lo mejor de todo el film sin duda y continuándose riendo de las secuelas, los títulos de crédito finales, no tienen desperdicio, con cameo de la serie original y todo.

Así que partiendo de esta premisa la película sin contar con un gran guión, resulta muy divertida y entretenida, los actores protagonistas lucen muy bien cada uno en su papel.

Channing Tatum se le ve como pez en el agua haciendo de estudiante de universidad que forma parte de una hermandad y además uno de los cracks de su equipo, y Hill como el torpe y lento compañero de fatigas del guaperas. Pero el film también nos deja algunos apuntes, como la relación de la pareja protagonista, dos amigos que han estado siempre juntos y que en apariencia parecían inseparables, y ver como afecta al personaje de Hill el distanciamiento con su gran amigo que ha encontrado en un alumno su alma gemela, y a su vez el personaje de Tatum llegar a plantearse dejarlo todo y continuar en la universidad jugando al fútbol junto con su nuevo gran amigo,  y quizás hacerse jugador profesional.

En definitiva una película para pasar una tarde divertida de cine en este caluroso verano.

 

Reseña Panorama
Crítica de Infiltrados en la universidad
Compartir
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.