fbpx Crítica de Gambito de dama, el nuevo éxito de Netflix
Series de televisión

Crítica de Gambito de dama, el nuevo éxito de Netflix

Crítica de Gambito de dama, el nuevo éxito de Netflix

La nueva miniserie de Netflix se convirtió rápidamente en el furor de las redes sociales. Aquí te contamos cuál es la clave de su éxito y por qué Gambito de dama es elegida por la audiencia.

A fines de octubre llegaba Gambito de dama a Netflix. Una serie protagonizada por Anya Taylor-Joy, que durante su promoción pasó bastante desapercibida. Su trama, que gira entorno a una talentosa mujer que juega ajedrez, no sonaba muy atrapante desde el primer momento. Sin embargo, la nueva miniserie de la plataforma de streaming demostró que es capaz de entretener y lograr que el ajedrez sea un disfrute para todos.

¿De qué va Gambito de dama?

La serie sigue de cerca a Beth Harmon (Anya Taylor-Joy), una muchacha abandonada por su padre que, a los 8 años, pierde a su madre. Trágicamente, la joven queda huérfana y por dicha razón es enviada a un orfanato ubicado en Kentucky. En aquel lugar conoce a Mr. Sheibel (Bill Camp), uno de los custodios del lugar que le enseña a jugar al ajedrez. De esta manera, Mr. Shaibel y Beth juegan ajedrez clandestinamente en el sótano del orfanato, al mismo tiempo que ella se hace adicta a unas pastillas tranquilizantes. Beth desarrolla un talento poco común para el ajedrez y lo demuestra en una partida en simultáneo donde juega con varones adolescentes.

A los 15 años, es adoptada por una mujer (Marielle Heller) quien se convierte en su representante y su pilar en las giras como ajedrecista. A lo largo de Gambito de dama, veremos como Beth comienza a participar en torneos de mayor escala y se enfrenta a grandes jugadores reconocidos dentro del mundo del ajedrez. Con sus victorias y su particular juego, se hace un nombre dentro de este mundo monopolizado por los hombres. De esta manera, veremos como sus rivales también aparecerán en diferentes etapas de su vida y jugarán un rol muy importante dentro de su historia. A su vez, veremos cómo crecerá ella, pasando de una joven tímida a ser una mujer segura de sí misma.

Un personaje muy bien interpretado

El primer episodio Gambito de dama comienza con Beth Harmon en su presente y brinda varias pistas de lo que atraviesa el personaje. Sin embargo, esto dura unos pocos minutos porque la historia viaja rápidamente al pasado donde Beth es simplemente una niña. La versión joven de la protagonista la interpreta Isla Johnston, quien nos demostrará la complejidad del personaje y reafirmará poco a poco los problemas que atravesará Beth a lo largo de la miniserie de Netflix.

Anya Taylor-Joy, la gran protagonista de la serie, reaparece en el segundo capítulo para darle rienda suelta a la Beth adolescente y adulta en su crecimiento como ajedrecista. Una vez más, la joven nos demuestra el gran potencial que tiene como actriz. Nos mostrará su versatilidad actoral al representar las distintas etapas de Beth, quien se convertirá en una mujer misteriosa, madura, intrigante y segura que reinvidicará el poder de las mujeres en un ambiente liderado por hombres.

Tal vez te interese: Heath Ledger iba a dirigir la película de Gambito de Dama

La clave de Gambito de dama

La serie de Netflix está muy bien narrada y construida, logrando de esta manera su clave del éxito. Es una gran apuesta por el ajedrez, que busca mostrarnos el gran amor que sienten los personajes por este deporte y la manera en la que lo tratan permite que el espectador se sienta interpelado con un deporte del que tal vez no conocen mucho. Al estar ambientada en la época de los 60, Gambito e dama remite a los viejos tiempos enfocándose en la melancolía.

Scott Frank, la persona detrás de este proyecto, logra una serie que cautiva en la forma de su narración y en la forma en la que se tratan las partidas de ajedrez, ejecutadas técnicamente de maneras muy interesantes.