Inicio Cine Crítica de ‘El lobo de Wall Street’, por Beatriz Planas: el lobo...

Crítica de ‘El lobo de Wall Street’, por Beatriz Planas: el lobo ‘scorsesiano’

854

Crítica de la película de ‘El lobo de Wall Street’.

‘El lobo de Wall Street’: Martin Scorsese elige una historia real, la del neoyorquino corredor de bolsa Jordan Belfort, y construye un filme que atraviesa con total impunidad al espectador (gran público) de las salas de cine, donde convergen explosivas carcajadas con el estupor que dejan varias escenas obscenas en las que el exceso de perversión adinerada rechina y daña las retinas de un público más sensibilizado. En este sentido, cierto sector de la Academia de Hollywood ha tachado la cinta de soez (por su lenguaje) y vergonzosa (“la misma mierda asquerosa una y otra vez” se escuchó en su pase especial). Sin embargo, El lobo de Wall Street no ha dejado de cosechar éxitos entre crítica y taquilla, además de que ya cuenta con un Globo de Oro como mejor actor para Leonardo DiCaprio por su intensa actuación y cinco nominaciones a los Óscar.

Cartel El lobo de Wall StreetEs pues una propuesta arriesgada en contenido por lo polémico del argumento elegido que, sin embargo, no se sitúa lejos de algunas de sus anteriores propuestas cinematográficas con las que se emparenta, como  Gangs of New York (2002), Casino (1995) o Uno de los nuestros (1990). El retrato “apocalíptico” del éxito vil (discurso trasladable internacionalmente en un momento clave), ligado a una respuesta social que no reprueba sino que aúpa estas conductas, recorre a esta película, cuya historia parece deseable de haber sido narrada en clave hiperbólica, pero en la que hay más verosimilitud con la realidad de la que muchos desearíamos.

De nuevo mafia y dinero son piezas en las que Scorsese centra su discurso, cargado de humor negro y ligado al exceso y a la superioridad de sus grandes protagonistas americanos que, en definitiva, son los héroes y antihéroes, al mismo tiempo, de la modernidad y, por supuesto, de la posmodernidad como se esfuerza en hacernos ver este director neoyorquino de ascendencia siciliana.

Una película que no deja indiferente a nadie en la que al ya consolidado tándem Scorsese-DiCaprio se une el guionista Terence Winter, del que destaca su trabajo en Los Soprano.

Puntuación (del 1 al 10): 7

Lo mejor: Leonardo DiCaprio

Lo peor: la sencillez estructural.

Desde pequeña me fascinaba eso de poder ver una película a mis anchas cuando mis padres no estaban. Después me decanté por el periodismo consiguiendo licenciarme en la Universidad del País Vasco. Mi contacto con ciertas asignaturas sobre cine me llevó a cursar estudios de doctorado sobre cine español en la misma universidad y, por último, Comunicación Audiovisual en Burgos. Así pues, estoy con Kike cuando dice: ¡Bendita cinefilia! Me interesa el cine español en toda su complejidad, es decir, en todas sus vertientes y, por qué no, ese cine ‘indie’ tan moderno y, en ocasiones, tan radical que juega con los géneros.